Practica deporte de agua durante este verano

El comienzo de una actividad deportiva distinta a la que has estado acostumbrada durante todo el año, puede que te genere agujetas hasta que te adaptes a ella. Por eso es importante ir poco a poco y tener en cuenta ciertos consejos para evitar más tarde consecuencias que pueden alterar a tu cuerpo. Practica deporte de agua durante este verano

Natación

Al principio tienes que tener mucho ojo y no recorrer grandes distancias a nado o conseguirás tener desequilibrios musculares. No tienes que pretender por ejemplo, cruzarte el primer día la piscina olímpica. Ponte en un primer momento objetivos claros como el recorrer distancias cortas y si ves que las aguantas bien, puedes ir alargándolas poco a poco. Si ves que no puedes más, no te fuerces. La natación es un deporte que bien practicado es muy duro.

Gimnasia en el agua

Hay que tener mucho cuidado con los golpes bruscos que se generan en los movimientos y saltos repetitivos que se realizan dentro del agua con la práctica de la gimnasia dentro del agua ya que parece que el agua los amortigua pero cuando salgas de ella, los empezarás a notar sin lugar a dudas. Comienza con diez minutos al día de una manera suave y vete incrementando de cinco en cinco minutos más cada día hasta que puedas completar series de una media hora aproximadamente.

Surf o windsurf

Si no controlas esta especialidad, necesitarás la ayuda de un monitor, así que no te atrevas a experimentar por tu cuenta puesto que puedes acabar bastante mal.

Calentar antes de entrar en el agua

Para evitar los molestos tirones se debe practicar un calentamiento previo así como estirar los músculos una vez que se ha terminado el ejercicio. También es muy importante elegir el deporte más adecuado dependiendo de las características físicas de cada persona y de la edad. Así por ejemplo a partir de los 35 o 40 años la elasticidad y la fuerza de los tendones va declinándose y una vez cumplidos los 50 años la resistencia de los huesos ya cae en picado por lo que no se deben cometer imprudencias.

Una técnica correcta también es crucial incluso dentro del agua. Si se siguen las instrucciones técnicas de una manera correcta se evitarán gestos y malas posturas que pueden llegar a derivar en lesiones.

Evitar las agujetas

Las agujetas son dolores de los músculos difusos que suelen aparecen entre las 24 horas y las 48 horas siguientes a la realización de un esfuerzo físico. Suelen desaparecer transcurridos unos cinco o siete días. Se producen por acumulación de productos metabólicos como por ejemplo el ácido láctico que provoca un fenómeno conocido por acidosis así como por microlesiones en los músculos.

Pueden aliviarse con baños de agua caliente y con masajes y sobre todo, si se reduce la actividad física pero sin llegar a interrumpirla del todo. Las agujetas se previenen evitando cualquier incremento brusco de la intensidad en los ejercicios, siendo imprescindible ir muy poco a poco para conseguir prevenir su aparición.

A %d blogueros les gusta esto: