Dietas a partir de los cuarenta años

dieta2Cada persona precisa una dieta elaborada a medida a la hora de perder peso, eso es bien sabido, pero en el caso de las mujeres, su edad también resulta determinante para elegir entre una u otra, ya que cada etapa de su vida requiere una alimentación diferente, especialmente por las peculiaridades hormonales de ellas. Descubre cómo personalizar tu dieta a partir de los cuarenta años.

A partir de los cuarenta

A esta edad ya las hormonas comienzan a jugar malas pasadas, sobre todo cuando llega la menopausia que es cuando la producción de los estrógenos desciende y el organismo se encuentra con más problemas a la hora de metabolizar las grasas. Por eso son muchas las mujeres que aseguran que aun no comiendo prácticamente nada, no logran adelgazar. Además la grasa se va acumulando más en la zona abdominal que en cualquier otra zona.

Consejos para seguir una dieta

Se deben realizar pequeñas ingestas para no comer excesivamente e incluso se deben reducir las cantidades, pero en ningún caso se debe pasar hambre, por eso lo ideal es realizar más comidas al día pero de alimentos ligeros y sanos. Se debe comer cada vez que aparezca el hambre, más o menos cada tres horas pero eligiendo bien los alimentos, por ejemplo, un yogur desnatado, una pieza de fruta, una lata de atún, unas nueces o una infusión.

Las comidas principales se deben diseñar en función de la actividad física y de la hora del día. Por la noche hay que olvidarse de los hidratos y consumirlos como plato principal al medio día, pero solo si se va a hacer algo de ejercicio. Lo ideal sería dejar las galletas, el pan y los cereales para el desayuno. No deben faltar como mínimo tres platos de legumbres a la semana sin grasa. El resto de los hidratos se deben obtener de las frutas y de las verduras.

Si alos treinta años es importante consumir proteínas, más lo es aún a partir de los cuarenta, ya que si son proteínas de calidad ayudan a controlar el hambre, alimentan la masa muscular, favorecen la regeneración de los tejidos y aportan pocas calorías. Pero si tienes intención de hacer alguna dieta proteínica hay que acudir al médico para consultarle ya que podría traer algún problema de salud así como un efecto rebote.

A esta edad seguramente además de la línea, te preocupe la salud, por lo que es recomendable introducir en la dieta alimentos que sean más saludables y libres de azúcares añadidos, aditivos o grasas saturadas. Optar por la comida ecológica es una buena solución.

Las infusiones son unas perfectas aliadas para la salud y para el peso. El té verde aporta muchos antioxidantes que ayudan a metabolizar las grasas. El diente de león además depura el hígado y el organismo. Por otra parte la salvia es perfecta para equilibrar el sistema hormonal así como para combatir los males típicos de la menopausia.

La soja y el tofu tienen un efecto sobre las hormonas además de ser una excelente alternativa a la carne y a la leche de vaca. Si te pasas a la leche de avena o de soja se pueden eliminar muchas grasas de la alimentación. El calcio se puede obtener del pescado azul o de los frutos secos.

A %d blogueros les gusta esto: