Dietas que ayudan a curar trastornos típicos de la mujer. Parte I

Si te faltan fuerzas, tienes la vista cansada o tez pálida por ejemplo, tienes que saber que puedes mejorar estos síntomas tan sólo con mejorar tu alimentación. Descubre como reajustar tu dieta para controlar estas dolencias. Dietas que ayudan a curar trastornos típicos de la mujer. Parte I

Si te encuentras cansada y tienes mal aspecto

En este caso necesitarás alimentos depurativos para que te ayuden a eliminar las cargas nerviosas y tóxicas de tu cuerpo.

Para ello tendrás que beber dos litros de agua diarios preferiblemente de bajo contenido en sodio.

Antes del desayuno puedes beber también un vaso de zumo natural de limón con un poco de agua mineral tibia.

La dieta a seguir en estos casos debe consistir en un desayuno a base de una infusión descafeinada, nueces o almendras con leche de soja y una rebanada de pan con un poco de aceite de oliva.

A media mañana se puede tomar una porción de fruta que no sea cítrica, como por ejemplo una pera, una manzana, un melocotón o uvas.

A media tarde es necesario tomar una infusión de poleo, menta y azahar todo ello a partes iguales y si se tiene mucho apetito media rebanada de pan.

Para almorzar y cenar durante cinco días se debe tomar una ensalada de lechuga sin tomate y de segundo verdura de cualquier tipo junto con una patata, media taza de arroz o unas zanahorias cocidas.

Antes de irte a dormir puedes tomar como algo opcional una compota de frutas.

Si sufres de problemas circulatorios

En este caso hay que dar bastante importancia a todos aquellos alimentos que cuenten con fibras solubles y que tengan propiedades antioxidantes.

Para ello deberás seguir una dieta que contenga menos de 300 miligramos de colesterol al día y que te aporte ácidos poliinsaturados grasos como los que proceden del pescado o los de origen vegetal.

De igual manera necesitarás las proteínas que te puede aportar el pollo sin piel y beber mucha leche desnatada. Los huevos debes consumirlos sólo una vez a la semana sin consumir la yema y en cuanto a la fruta, podrás elegir la que prefieras.

Para desayunar puedes tomar un café o una infusión con leche de soja junto con cereales, una tostada sin mermelada ni mantequilla y algo de fruta.

A media mañana opta por comer una pieza de fruta y a media tarde un yogur desnatado natural con otra pieza de fruta.

Para almorzar y cenar es necesario que adquieras la costumbre de tomar una ensalada con cebolla y de segundo algo de pollo a la plancha con un poco de verdura cocida aderezada con un poco de aceite o un plato de pescado como poca sal a la plancha o al vapor. También podrás acompañarlo con una taza de arroz cocido, con una patata cocida o con una ensalada de brócoli o de tomates.

Para asegurarnos el aporte de calcio que se necesita a diario, será necesario beber un litro de leche o tomar de otro producto la cantidad equivalente a ello así como practicar ejercicio con cierta regularidad y tomar algún suplemento de vitamina D.

A %d blogueros les gusta esto: