La dieta para embellecer tu piel

Comer bien es importante para la salud. Todas lo sabemos, pero una buena alimentación también puede hacer mucho por tu belleza.
En esta nota, te contaremos sobre algunos alimentos que ayudarán a detener el envejecimiento La dieta para embellecer tu piel

Durante años, los expertos nos dijeron que lo que comíamos no tenía una influencia directa sobre la piel. Esto es, que los granitos o puntos negros que te salían no eran producto de tu devoción por el chocolate o las papas fritas. Bueno, este concepto a partir de ahora debes erradicarlo de tu mente. Las investigaciones dermatológicas realizadas durante los últimos años han demostrado que la ingesta de ciertos alimentos puede mejorar notablemente el estado de tu piel y hasta evitar la aparición de arrugas antes de tiempo. En esta nota, te enterarás de las cuatro reglas de alimentación que hoy se consideran sagradas para que tu piel luzca reluciente.

Menos comida “blanca”. Siempre se dijo que las papas fritas provocaban granos. Y es verdad, pero no por estar fritas, sino por tratarse de papas. En un estudio reciente en el que se observaron a 1.200 nativos de una isla cercana a Papúa Guinea y a 115 indígenas paraguayos y no encontraron nada parecido a un grano en la piel de ninguno de ellos. ¿Cuál era su secreto? Una dieta basada exclusivamente en proteínas, frutas y verduras. Los nativos de estos lugares no tenían en su dieta nada de carbohidratos simples (pan blanco, pasta, arroz, papas y dulces), que son la base de nuestras dietas “civilizadas”. Estos carbohidratos elevan notablemente nuestros niveles de insulina, y los expertos especulan que esto produce una serie de reacciones en el organismo que se traducen en acné. ¿Cómo aplicar este concepto a tu dieta? En lugar de comer carbohidratos blancos refinados, elige los complejos como panes, pastas y arroz integrales. Estos se digieren lentamente y no producen los picos de insulina que dañan la piel.

Mucho más pescado. El pescado es una fuente fundamental de ácidos grasos esenciales como el omega 3 y el omega 6, que reducen la inflamación en el cuerpo. La inflamación hace que las células cierren los poros, lo causando acné, y esto, además, acelera la aparición de arrugas. Los pescados que más ácidos grasos contienen son el salmón, la caballa y el atún. Estos ácidos también se encuentran en las semillas de lino, las almendras y las avellanas. ¿Cómo aplicar este concepto a tu dieta? Come salmón ahumado o atún al mediodía, y porqué no, acompañados de una ensalada o en un sándwich de pan integral. Si no eres amante del pescado, opta por ejemplo por un puñado de almendras todos los días.

Adiós mejillas rojas. Tener color en los pómulos es sexy, pero estar colorada como un tomate es, definitivamente, desagradable. Ciertas comidas como los picantes, los embutidos y el alcohol (especialmente, el vino tinto), hacen que los vasos sanguíneos se dilaten y la cara se ponga roja. ¿Cómo aplicar este concepto a tu dieta? Si tienes tendencia a ponerte colorada fácilmente, presta atención a cuales son las comidas que te hacen subir el tono facial, porque no todas las personas enrojecen con los mismos alimentos. Si la causa son los picantes, no les pongas pimienta a las comidas… y mucho menos ají molido. Si el tono rojo aparece cuando bebes, disminuye tus raciones de alcohol, en especial las de vino tinto.

Permítete el aceite de oliva. Si te privas por completo de grasas para cuidar tu figura, tu piel pagará las consecuencias. Muchas mujeres jóvenes tienen la piel seca porque no comen suficientes grasas. Si consumes menos de 20 gramos por día (aproximadamente, 2 cucharadas de aceite), tu piel no podrá lubricarse y tu cuerpo no absorberá suficientes vitamina A, indispensable para prevenir el envejecimiento. ¿Cómo aplicar este concepto a tu dieta? Échale un chorro de aceite de oliva a todas tus ensaladas e incluye un par de nueces y palta como ingredientes.

A %d blogueros les gusta esto: