Dulces exquisitos aprovechando la última fruta del verano

Más allá de la macedonia clásica de frutas que podemos preparar con la fruta que todavía podemos adquirir de verano, tienes que saber que se pueden preparar deliciosos dulces como los que te ofrecemos a continuación. Dulces exquisitos aprovechando la última fruta del verano

Crema de yogur con una sugerente compota de ciruelas

Para preparar este postre para seis personas necesitaremos:

  • Medio kilogramos de ciruelas amarillas
  • Un cuarto de kilo de azúcar
  • Una naranja de zumo
  • Una rama de canela
  • Cuatro yogures naturales
  • Un brick de nata líquida pequeña
  • Una copa de ron

En primer lugar pelamos las ciruelas y las cortamos por la mitad para poder quitarlas los huesos. Lavamos la naranja y retiramos la parte blanca de ésta así como la cáscara. La exprimimos y filtramos todo su zumo. La cáscara la cortamos en juliana fina y la reservamos para decorar.

Troceamos las ciruelas y las ponemos en un cuenco junto con el azúcar, el zumo de la naranja, el ron y la rama de canela. Removemos todo bien y tapamos para que macere durante una hora dentro de la nevera.

Transcurrido este tiempo trasladamos esta mezcla a una cazuela, le añadimos agua hasta que la cubramos y cocemos durante cinco minutos. Retiramos y dejamos enfriar.

Colocamos los yogures dentro de un bol y los batimos junto con la nata removiendo continuamente hasta que consigamos una mezcla cremosa. Repartimos esta preparación en cuatro cuencos y sobre ellos distribuimos la compota preparada de ciruelas en el centro. Decoramos con la juliana preparada con la cáscara de la naranja y servimos.

Nectarinas con dátiles

En cuarenta y cinco minutos conseguiremos tener preparado este postre con los siguientes ingredientes:

  • Medio kilo de nectarinas
  • 40 gramos de dátiles
  • 25 gramos de almendras laminadas
  • Tres claras de huevo
  • Sal
  • Medio limón
  • 180 mililitros de leche evaporada
  • 180 gramos de yogur natural
  • 50 gramos de azúcar
  • Dos hojas de gelatina

Pelamos las nectarinas y las cortamos por la mitad para retirar sus huesos y pasar la carne por la batidora. Deshuesamos los dátiles y los picamos. Batimos la leche fría con ayuda de unas varillas eléctricas hasta que la hayamos semimontado.

Montamos las claras de los huevos en un bol aparte con una pizca de sal y unas gotas del zumo del limón. Añadimos el azúcar y continuamos batiendo hasta conseguir un punto de nieve suficientemente firme.

Mientras tanto ponemos en remojo las hojas de gelatina durante cinco minutos y las escurrimos. Calentamos en una cacerola una parte del puré conseguido de la nectarina y disolvemos la gelatina escurrida en él. Agregamos el resto del puré junto con los dátiles y el yogur.

Con movimientos suaves vamos incorporando la leche evaporada en primer lugar y luego las claras. Vertimos la mezcla resultante en un molde, lo tapamos y lo dejamos en la nevera durante unas seis horas.

Tostamos las almendras laminadas en un sartén sin nada de grasa. Desmoldamos el semifrío que hemos conseguido y lo decoramos con las almendras tostadas para cortarlo en porciones y servirlo.

A %d blogueros les gusta esto: