Zumos de frutas: sus propiedades según su color

Además del aporte vitamínico con el que cuentan los zumos de frutas, existe una extensa serie de beneficios para la salud que resultan muy beneficiosos para la persona que los consume. Descubre cuáles son. Zumos de frutas: sus propiedades según su color

Los zumos de frutas

Los zumos además de ser una manera muy práctica, sabrosa y cómoda de tomar fruta,  nos ayudan a consumir la ingesta recomendada diaria de frutas. Hoy en día existen diferentes tamaños de envases, una innumerable gama de sabores existentes y una gran variedad de zumos existentes ideales para aquellas personas que tiene cierta intolerancia a algunos de sus ingredientes, o incluso para aquellas personas que desean cuidar su línea.

Todos y cada uno de ellos son una opción muy interesante a la hora de cuidar el organismo. Desde luego, el aporte vitamínico es evidente, pero ¿cuáles son sus propiedades específicas? Lógicamente ello va a depender de la fruta elegida y de los compuestos bioactivos y del pigmento con el que estén compuestas.

Tipos de frutas dependiendo de su color

Las frutas de un color blanco y verde como pueden ser la manzana y la pera, tienen un compuesto bioactivo al que se conoce como flavonoides. El efecto que este compuesto provoca en el organismo es muy saludable a la hora de proteger las células, así como disminuir el colesterol malo o LDL.

Las frutas de color azul  y rojo oscuro, como son las ciruelas, las grosellas, las cerezas, los arándanos negros o los arándanos comunes, poseen antocianinas, compuesto que ayuda a aumentar el flujo de la sangre a la vez que contribuye a disminuir la inflamación vascular.

Por su parte las frutas rojas como el pomelo, la guayaba, la sandía o la papaya, contienen licopeno que es un compuesto bioactivo propio del pigmento rojo. Tienen un gran poder a la hora de disminuir el riesgo de sufrir un cáncer de próstata. Igualmente influyen en la prevención de las enfermedades de tipo cardiovascular.

Las frutas de color naranja como el  mango, el goji, el albaricoque o incluso el zumo de zanahorias, deben su color a la presencia de betacaroteno entre sus compuestos. Su enorme efecto antioxidante hace que estas frutas sean capaces de captar todos los radicales libres, mejorando de esta manera el sistema inmunológico y disminuyendo el riesgo de padecer cualquier tipo de cáncer.

Por último, nos podemos encontrar con la fruta de color amarillo naranja, entre las que se incluyen el melocotón, la mandarina, por supuesto la naranja y el zumo de piña, contienen carotenoides. Dicho compuesto ayuda a combatir el estrés oxidativo así como a mejorar el funcionamiento del sistema inmune.

Sea cual sea el tipo de fruta que se elija para consumir, lo cierto es que se deben tomar como mínimo tres piezas de frutas a diario para beneficiarse de todas y cada una de las propiedades con la que cada una de ellas cuentan. O si lo prefieres, sustituir las piezas de frutas por un delicioso vaso de zumo de cualquiera de ellas.

A %d blogueros les gusta esto: