El encanto de alojarse en el viejo molino

Si decidimos conocer la ciudad de Ronda, con todo el patrimonio artístico que encierra y su oferta cultural y gastronómica, así como disfrutar también de los bellos paisajes de su Serranía, un alojamiento aconsejable es el Hotel Molino Cuatro Paradas, un cómodo alojamiento, de trato familiar y amable, situado en el pequeño pueblo de Benaojan, a sólo 10 kilómetros de Ronda y rodeado de un atractivo entorno natural. El encanto de alojarse en el viejo molino El hotel es un antiguo molino de harina que ha sido restaurado y convertido en un confortable alojamiento. Situado en plena Serranía de Ronda, junto al Parque Natural de la Sierra de las Nieves y a orillas del río Guadiaro, el entorno no puede ser más privilegiado.

Las habitaciones están decoradas con todo esmero, son cómodas y soleadas. Dispone de baño, televisión por satélite, teléfono y todo lo preciso para que nos sintamos como en casa. Algunas de ellas tienen terraza con salida directa al patio central. Están situadas rodeando un típico patio interior.

El hotel dispone de una magnífica piscina al aire libre, con vestuarios, así como de otra cubierta y climatizada, por lo que nos podremos bañar en ella sea cual sea la estación en que vayamos. Junto a la piscina hay un bar con terraza, donde podemos sentarnos a tomar alguna copa mientras disfrutamos de unas magníficas vistas de la Sierra.

Dispone de dos restaurantes, uno en el interior y el otro al aire libre, situado en un bello paraje sobre el río, lugar por el que sobrevuelan multitud de pájaros. Entre los platos que ofrece la carta del restaurante, muchos pertenecen a la gastronomía típica andaluza, habiendo una buena parte también que van destinados a las personas vegetarianas. Su carta de vinos es muy extensa, conteniendo los mejores de las bodegas de la Serranía de Ronda pero también una selección de los mejores de España.

El lugar es idóneo para la práctica de deportes de aventuras, así como para conocer los bellos rincones de la Serranía de Ronda y de sus Parques Naturales. Asimismo, dada la cercanía, es un alojamiento adecuado para conocer, desde él, la ciudad de Ronda, tan sólo a 10 kilómetros de ella. También se puede ir a la playa, que está a menos de una hora, siendo una buena manera de poder disfrutar de ella pero alejándonos del bullicio de los alojamientos propios de la costa.

A %d blogueros les gusta esto: