El origen del segundo día de Navidad en Cataluña

En la comunidad catalana, el día siguiente al de Navidad, 26 de diciembre, es un día festivo, llamado comúnmente el El origen del segundo día de Navidad en Cataluña Este día transcurre parecido al de Navidad. Las familias vuelven a reencontrarse para comer juntos, y la comida tradicional son los canelones.

Para quienes se pregunten la procedencia de dicha fiesta, el motivo del por qué el día siguiente a la Navidad es fiesta, aclararemos antes que nada que, a pesar de coincidir con el día de San Esteban, la celebración no tiene absolutamente nada que ver con dicho santo, es pura coincidencia.

El motivo es algo mucho más simple, que explica no sólo esta festividad sino a la vez otras que tienen lugar en Cataluña, todas ellas colocadas detrás de otra fiesta. Así, si pensamos vemos que también es fiesta en dicha comunidad el lunes de pascua, día siguiente al domingo de resurrección, o el día de Pascua Granada, siguiente al de Pentecostés, que ya no se celebra en toda Cataluña pero sí aún en algunas comunidades.

El motivo de que sea festivo tanto el día de San Esteban como los segundos días antes citados es que en épocas pasadas, en las fiestas que se consideraban familiares, se añadía un día más para “recuperarse de la fiesta”.

Aunque así a simple vista parezca de chiste, tiene su explicación lógica. Antiguamente, en estas fechas en que las familias se reunían para celebrar una comida, muchas de ellas debían viajar para reunirse. Y, por supuesto, los viajes no eran como los de ahora. No tenían tren, ni avión, ni coche. No había otra manera que viajar en carros llevados por animales, y éstos eran normalmente los mismos que se usaban en las masías para trabajar.

Para no cansar tanto a los animales y hacerles hacer la ida y vuelta en el mismo día, quienes se desplazaban solían hacer noche en casa de sus familiares. Así, al día siguiente los animales sólo deberían realizar un trayecto, y al otro no tendrían ya ningún problema para realizar sus labores diarias.

También las personas utilizaban así el día para estar más descansados, Aunque claro, comer se tenía que comer igual. Como el día de Navidad se había hecho la típica escudella y carn d’olla, que se hacía en gran abundancia, siempre sobraban muchas carnes, que eran usadas el día de San Esteban haciendo canelones, que han acabado convirtiéndose en la comida típica y que no suelen faltar en ninguna mesa catalana durante este día.

A %d blogueros les gusta esto: