Un alojamiento "sin paredes": Hotel El Refugio de Cristal

Hontanar es un pequeño pueblo toledano situado en un hermoso valle rodeado de las cimas que pertenecen a los Montes de Toledo. Atravesado por dos pequeños ríos, el Cedena y el Pasadero, que bajan desde las cumbres buscando el río Tajo para desembocar, es un lugar paradisíaco para unas vacaciones. Un alojamiento "sin paredes": Hotel El Refugio de Cristal En sus afueras, a tan sólo 1 kilómetro, se encuentra un alojamiento que contribuirá más, si cabe, a que dichas vacaciones sean inolvidables, por la peculiaridad y características del mismo, que harán nuestra estancia diferente. Se trata del establecimiento hotelero “El Refugio de Cristal”.

La situación elevada del alojamiento permite disfrutar desde él de unas vistas impresionantes tanto del valle como de las montañas que forman parte del Parque Natural de Cabañeros. Pero lo que más impactará al viajero son las paredes de cristal del edificio, que permite seguir disfrutando de estas vistas desde su interior, y otorga una enorme luminosidad a todas las estancias.

Las habitaciones son confortables, con baño completo y equipadas con televisor LCD, aire acondicionado, DVD y una terraza privada, en la cual podremos desayunar si nos apetece. Pero, lógicamente, lo más destacable es la panorámica que vamos a tener desde dentro de ellas, gracias a sus paredes encristaladas.

El comedor, en el cual podremos disfrutar de una cocina elaborada a base de productos naturales y ecológicos, es muy amplio, disponiendo en un rincón de una chimenea y una biblioteca, combinación que nos permitirá poder leer un buen libro después de la cena, si nos apetece.

Hay dos salas, de las cuales una está preparada para celebrar en ella reuniones, talleres, cursos o eventos parecidos, con un proyector y todo lo necesario. En la otra sala vamos a encontrar una gran cantidad de material y documentación referente al Parque Natural de Cabañeros, lo cual nos va a venir muy bien para excursiones o rutas.

En el establecimiento se organizan cursos a los que podemos apuntarnos, como uno sobre el firmamento llamado “Las estrellas del refugio”. Para ello el alojamiento cuenta incluso con un Observatorio Astronómico.

El edificio se encuentra dentro de una finca de 20.000 metros cuadrados. En toda esta extensión de terreno encontraremos una piscina, diferentes zonas ajardinadas y muchos bellos rincones donde descansar relajadamente. Por si todo esto fuera poco, vamos a encontrar en los mismos jardines, incluso, un pequeño manantial de frescas y transparentes aguas.

A %d blogueros les gusta esto: