Evitar los vellos encarnados

Los vellos encarnados son un problema que afecta a muchas chicas y que pueden dejar cicatrices si no se tratan bien o si no se siguen los cuidados necesarios. Evitar los vellos encarnados Para las chicas que acuden frecuentemente al método de afeitado por cuchilla, este problema tan doloroso e incómodo, les puede ser bastante familiar, así que se preocupan porque se asemeja a un barrito o se les inflama y enrojece de una manera bastante desagradable, lo que las hace sentir muy incómoda, sobre todo en la zona de las axilas o del bikini. La depilación de estas maneras es realmente fastidiosa y más porque los resultados duran pocos días  y la evidencia queda notándose sobre la piel, por ejemplo para las chicas que tienen los vellitos más oscuros y gruesos, así que sin importar que se depilen se va a percibir una gran mancha oscura en la piel que no las dejara sentirse tan tranquilas o atractivas como las demás, que no se les nota tanto.

Para las mujeres de piel delicada es mucho peor, además que las  cuchillas de afeitar suelen irritarles la piel, pero tampoco pueden usar la depilación en cera porque les resulta muy doloroso y hasta pueden sangrar  y la depilación láser es muy costosa y no tienen los recursos suficientes para poder practicársela. Hay ciertas recomendaciones que se deben seguir para reducir el problema, porque si generalmente se presenta, es normal que vuelva a aparecer. Lo primero es afeitar el vello en la misma dirección de crecimiento, porque si no quedaran pequeños residuos o no caerán del todo y la piel se sentirá áspera y no aparecerá tanta irritación o sangrado en la zona. Es bueno aplicar una crema o un aceite que ayude a suavizar aún más la piel, pero lo importante es no hacerlo de inmediato sino dejar que la piel descanse de tanto “tratamiento” para que no se altere aún más. 

Las cremas o lociones a base de aloe vera son muy buenas, pues pueden refrescar la piel y si hay ardor, reducirlo, incluso, si es el caso de puede aplicar unos 15 minutos antes de afeitarse, para relajarla. No hay que utilizar para nada productos que contengan alcohol, pues lo único que se hace es empeorar la situación, aumentar el ardor, la picazón y la irritación. Después del procedimiento no hay que exponerse de inmediato al sol o entrar a una piscina pues la combinación cloro – rayos del sol puede ser fatal para la salud y estética de la zona afeitada. Es importante no realizar la depilación con la piel seca, pues además de irritar, la piel se pelara y quedaran grandes rasguños o raspones que saltan a la vista después de algunos minutos.

Hay que realizar tratamientos de exfoliación a la piel semanalmente para ayudar a salir a estos vellos encarnados y utilizar agua caliente o tibia para abrir los poros y evitar que se genere pus o que se enrojezca o inflame mucho, eso si el vello saldrá después solo, cuando haya alcanzado una gran longitud y tenga que ser expulsado.

A %d blogueros les gusta esto: