Gambas al vino con tomate

La gamba quizá sea el crustáceo más consumido en nuestro país, tanto por su excelente sabor como por ser un producto muy rico en proteínas. La receta que sigue, por supuesto, puedes hacerla tanto con gambas congeladas como frescas. En caso de que quieras hacerla con gambas frescas, ahora es el momento ideal, ya que, aunque hay todo el año, su mejor temporada es de agosto a finales de octubre. Gambas al vino con tomate Ingredientes para 4 personas: 1 kilo de gambas, 1 vaso de vino blanco, 1 copa de coñac, 1 cebolla, 2 dientes de ajo, 3 cucharadas de nata líquida, 3 cucharadas de perejil, 1 cucharadita de pimentón, pimienta negra, aceite de oliva y sal.

Pela las gambas, y reserva las colas enteras.

Pon una cazuela o sartén grande al fuego con aceite de oliva y echa la cebolla picada, rehoga un poco y añade los ajos también picados. Antes de que la cebolla tome color, añade el tomate pelado, sin pepitas y troceado. Deja que se vaya sofriendo a fuego lento durante unos 10 minutos.

Cuando el sofrito esté, añade el pimentón, removiendo y vertiendo enseguida el vino para que no se queme. Echa una pizca de pimiento y deja cocer durante unos 10 minutos más, siempre con el fuego suave. Pasado este tiempo, apártalo del fuego.

En una sartén diferente echa el coñac y pon al fuego para que se caliente. Préndelo y echa las gambas para que se flameen. Añade la salsa que has hecho y la nata, con un poco de sal. Mezcla bien y saltéalo todo unos 10 minutos.

A %d blogueros les gusta esto: