Hábitos que perjudican nuestra salud. Parte I

A diario realizamos acciones que se llegan a convertir en hábitos y que pueden empeorar seriamente nuestra salud como por ejemplo dormir poco, saltarse el desayuno o abusar de unos buenos tacones. Descubre algunos trucos para que tu salud te lo agradezca. Hábitos que perjudican nuestra salud. Parte I

Abusar de unos zapatos altos

Según diversos estudios todas aquellas mujeres que cuentan con más de 30 años y que usan a menudo tacones, suelen ser más propensas a padecer artrosis en las rodillas llegando a provocar ésta diferentes afecciones en las cervicales. Para evitarlo es mejor usar un calzado adecuado que vaya en función de aquella actividad que se vaya a realizar. Si se nota que la espalda comienza a doler, no es conveniente pasar directamente de un zapato alto de tacón a uno plano, siendo lo mejor ir descendiendo la altura de los tacones de una manera gradual.

Saltarse el desayuno

Nuestro organismo llega a aguantar como máximo doce horas sin comer ya que a partir de ese momento los niveles energéticos descienden de una manera muy brusca por lo que es muy importante comer bien por las mañanas. Si no te da tiempo, opta por adelantar el despertador un poco y haz un buen desayuno en el que tienes que incluir fruta, leche y cereales. Para ganar tiempo puedes optar por tomar un tazón con leche, cereales y trozos de fruta.

Robarle horas al sueño

Si no se duerme lo necesario la predisposición a sufrir cardiopatías o diabetes es mayor. Además una falta de sueño engorda por lo que aquellas personas que tienden a dormir solamente cuatro horas o menos durante la noche, son casi un 75% más propensas a sufrir de obesidad. Es necesario prepararse para el sueño de una manera adecuada y adoptar hábitos saludables como por ejemplo mantener unas horas estables a la hora de cenar y a la hora de acostarse.

Ducharse con agua muy caliente

Una temperatura elevada consigue un ambiente cálido y húmedo que puede llegar a provocar desmayos e hipotensión en aquellas personas que tienen la tensión baja. Igualmente es muy perjudicial para el retorno de las venas. Por eso hay que evitar en la medida de lo posible un baño prolongado y en todo caso que la temperatura no supere los 32 grados centígrados ni que la duración sea mayor de 20 minutos. Para terminar nada mejor que hacerlo con un chorro de agua fría con lo que se consigue activar la circulación de la sangre y revitalizar el organismo.

Protegerse mucho del sol

Todo el mundo conoce prácticamente las desventajas de tomar mucho el sol pero protegerse mucho de éste o no tomarlo nunca también puede resultar perjudicial para el organismo, especialmente para la salud de nuestros huesos ya que es la fuente principal de vitamina D, por lo que es recomendable tomar entre diez y quince minutos de sol al día pero solo exponiendo un tercio de toda la superficie corporal y siempre evitando las horas que son más perjudiciales y usando una crema que tenga un factor de protección elevado.

A %d blogueros les gusta esto: