Hormonas, alimentación y figura

Las hormonas son las que definen la forma del cuerpo de una mujer y dependiendo del funcionamiento de cada glándula, se define cuanta grasa almacenan las mujeres en diferentes partes de su cuerpo. Hormonas, alimentación y figura El cuerpo de cada mujer es diferente y la producción de hormonas y actividad de glándulas puede ayudar a definir la forma del cuerpo de cada chica, es decir, cada uno de estos sistemas determina que alimento vuelve grasa y o almacena y cual lo vuelve un componente que debe ser expulsado sin ninguna importancia en el cuerpo. 

Por ejemplo, las mujeres que tienen un cuerpo más inclinado a parecerse a una niña, es porque tienen un funcionamiento lento de la hipófisis mientras que las chicas demasiado delgadas, tienen esta tendencia porque su tiroides tiene un funcionamiento tan ágil que no importa cuando coman, pues la asimilación de los alimentos será rápida. Las aclamadas formas de pera o de manzana son porque tienden a tener deficiencias en sus ovarios y una hiperactividad en las glándulas renales, respectivamente, no es porque hagan algo que las defina de esta manera. 

Entonces hay que dejar de lado la idea de que la vida las hizo así, simplemente cada cuerpo reacciona de manera diferente ante las grasas y hace que algunas chicas se vean con mas cadera, con mas espalda y menos cintura o con unos glúteos muy grandes o casi nulos. La única manera de poder modificar en cierta manera el funcionamiento de las hormonas está supeditado a la alimentación y a las rutinas deportivas y práctica de ejercicio, más específicamente de prácticas para cada tipo de hormona, que pueden regular su funcionamiento. 

Por ejemplo, durante la fase que precede a la llegada del periodo menstrual, la actividad de la progesterona hace que los niveles de azúcar reservados se minimicen y es por eso que las chicas empiezan a consumir más alimentos ricos en este alimento. También sucede que en los días de la ovulación, haya liberación de estradiol, la cual se encarga de hacer que se produzca mas sensación de comer y comer y para algunas es casi  imposible controlar estas ganas y ansiedad de alimentarse en cada segundo. En el caso de la tiroides, la forma del cuerpo depende del funcionamiento, y si es muy acelerado probablemente la persona sea muy delgada, hiperactiva y enérgica, además de sentirse nerviosa y ansiosa, mientras que quienes tienen un funcionamiento muy lento, pueden subir rápidamente de peso, no tener ganas de hacer nada y entregarse fácilmente al sedentarismo

Las mujeres con forma de triangulo al revés son las que tienen más activo el funcionamiento de las suprarrenales y que generalmente tienen la parte superior más ancha y musculosa mientras que su cadera casi ni se nota. Los ejercicios que se recomiendas son más ligados al ciclismo por lo menos 45 minutos y de manera ágil y enérgica, pero si exagerar. Un segundo tipo es el ligado a las gónadas o productores de hormonas sexuales femeninas y por ellas es que se presentan las formas en las que las chicas son bajas, de cadera muy ancha y cintura muy pequeña, así que les recomiendan sobre todo un ejercicio relacionado con los aeróbicos y trabajar específicamente en las piernas y caderas que son las que mayor grasa almacenan.

A %d blogueros les gusta esto: