La forma más sencilla de hacer una Tarta de Queso.

Para el postre de hoy, te traigo una receta dulce y tradicional que te encantará: Tarta de queso.
Sin embargo, lo mejor de este plato no es su delicioso sabor o suave textura, sino la sencillez de su elaboración, que se resume en un par de pasos sin dificultad que te sorprenderán.
¿A qué esperas para ponerte manos a la obra? Si los dulces tradicionales te gustan pero no te animas a hacerlos tu misma en casa por mied a que sean difíciles de elaborar, ha llegado el momento de que des un paso adelante, y te «lances» a la aventura, de la mano de esta receta, que sin dudas, te sorprenderá.

Hoy, te enseñaré a preparar una deliciosa tarta de queso, como esas que hacían nuestras abuelas en la cocina, pero de una manera tan sencilla, que se convertirá en uno de los dulces más usuales que prepares.

Como ya sabes, este pastel, se caracteriza por su fuerte sabor, y sobre todo por su textura cremosa y suave que encanta a todo el mundo.

A continuación, te detallo la relación con los ingredientes que vamos a utilizar, y como comprobarás, la mayoría ya los tienes por casa, aunque si te falta alguno, lo conseguirás en un super cercano, fácilmente. ¡Toma nota, vamos a empezar!:

  • 4 huevos
  • 2 quesos frescos medianos (75 g x 2)
  • 2 yogures naturales
  • 2 medidas de vaso de yogurt de azúcar
  • 2 medidas de vaso de yogurt de harina
  • 200 g de frutas del bosque
  • 150 ml de agua
  • 100 g de azúcar
  • 1 cucharada de zumo de limón

Y ahora, en estos sencillos pasos, te doy las pautas para una sencilla elaboración de este dulce:

  1. Bate los huevos con el azúcar hasta que doblen su volumen, y añadeles el yogurt, la harina, y el queso fresco batiendo hasta que no queden grumos.
  2. Pon la mezcla en un recipiente con la base untada de mantequilla y llévalo al horno a 180º unos 45 min..
  3. Cuando acabe el tiempo programado, déjalo enfríar un par de hotas en la nevera, y desmóldalo.

Ya tendrás lista esta deliciosa tarta de queso que chiflará a grandes y a pequeños. Para presentarlo puedes echarle miel por encima, o caramelo, o azucar glas.
 Además, en cuanto cojas el truco de esta receta, podremos usarla como base para distintos postres deliciosos, como pasteles de queso y arándanos.

A %d blogueros les gusta esto: