La importancia de incluir cereales en nuestra alimentación diaria. Parte I.

Los cereales es un alimento que posee un gran valor nutritivo y que aportan proteínas, hidratos de carbono y energía además de que previenen y tratan diversos trastornos. La importancia de incluir cereales en nuestra alimentación diaria. Parte I.

Aportes de los cereales

Los alimentos que se han elaborado con cereales que cuentan con grano entero, presentan un mayor contenido nutritivo así como de fibra que los cereales refinados, ya que durante este proceso se han eliminado ciertas partes de ellos como el germen y el salvado. Por esto es recomendable reemplazar la ingestión de cereales refinados por los integrales ya que los últimos conservan toda la riqueza al no haber atravesado los procesos de refinamiento.

Entre los nutrientes de los cereales cabe destacar, los hidratos de carbono, las proteínas, principalmente el gluten por lo que las personas celíacas no deberían consumirlos, grasas compuestas por ácidos grasos monoinsaturados que son beneficiosas para el sistema cardiovascular, vitaminas, minerales como hierro, silicio, zinc y fósforo y fibra.

Los cereales integrales ayudan a mejorar el tránsito intestinal y previenen el estreñimiento, por lo que ejercen un papel muy importante a la hora de prevenir el cáncer de colon.

Sacian y evitan por tanto la ingesta de otro tipo de alimentos con más calorías. También reducen los niveles de colesterol y por consiguiente el riesgo de sufrir una enfermedad cardíaca. Su contenido de vitamina E, protege las membranas del sistema nervioso, las células musculares, los glóbulos rojos y el sistema cardiovascular, además de ejercer un efecto antioxidante que consigue frenar la acción de los famosos radicales libres, implicados directamente en la aparición de distintas enfermedades.

El trigo

Una de las plantas más cultivadas en todo el mundo es el trigo, cuyos granos contienen carbohidratos, grasas, minerales, proteínas y vitaminas. Los principales beneficios de este cereal es que es un alimento que resulta muy energético, está considerado como un excelente antioxidante natural por su contenido en selenio y en vitamina E, resulta muy eficaz contra el estreñimiento por su alto contenido en fibra, reduce la posibilidad de sufrir un cáncer de próstata, de mama o de útero, calma los estados más nerviosos por su contenido en vitamina B12 y ayuda a combatir los niveles de colesterol en sangre.

El maíz

Está considerado como un aliado perfecto en la alimentación de los más pequeños y para los deportistas y resulta ideal para las personas celíacas por su harina.

También es aconsejable que lo consuman las personas que tienen un déficit de magnesio, brinda una sensación de saciedad, favorece la digestión, regula la motilidad del intestino, reduce el colesterol  y sus “barbas” son usadas en infusión para eliminar la retención de líquidos y aumentar la micción, lo que es perfecto para las personas que padecen de hipertensión.

En cualquier caso para llevar una dieta bien equilibrada, el consumo de cereales debe completarse con otra serie de proteínas, vitaminas y minerales que se encuentran presentes por ejemplo en la leche, las frutas, las verduras frescas y las nueces.

A %d blogueros les gusta esto: