La verdad sobre las canas

Las canas son el tipo de cabello a la que la mayoría de mujeres huyen, porque sienten que es un signo de envejecimiento y si salen cuando aun no se superan los 30 años, puede considerarse prematuro. Pero la realidad es muy diferente a todo lo que piensan y creen por culpa de algunos chismesillos que escucharon de casualidad. La verdad sobre las canas A las chicas que les empiezan a salir canas hay muchas dudas que las atormentan y es mas por los mitos que se han generado en torno de ellas pero que pocos saben a ciencia cierta si es verdad. Lo primero que hay que tener en cuenta es que con respecto a consejos de belleza o teorías que se tengan alrededor de cierto tema estético, pueden modificarse con el paso de los años, así que si es la abuela la que crea un concepto, probablemente no tenga toda la razón. 

– Primero hay que dejar claro que las canas aunque se multiplican en la etapa del envejecimiento, no necesariamente son una muestra de ello, porque incluso hasta a los niños les salen canas. Una cana es en sí, un cabello que pierde graduablemente el color porque hay una reducción en la producción de melanina que es la que da el color al cabello, pero es un proceso completamente natural y común. Hay algunas canas que salen por efectos de estrés y ansiedad, así que lejos de la vejez, lo que hay que cuidar o tratar de encontrar es relajación y paz interior.

– Hay un mito que gira en torno a desprenderlas, entonces se dice que si se arranca una salen dos o más y es probable que la cabeza quedé blanca rápidamente. En realidad, también es falso, porque aunque se arranquen algunas canas, no hay relación con el nacimiento de unas nuevas. Simplemente salen en grupos y si se quietan un cabello blanco de una zona, las canas que vienen salen alrededor pero porque es su forma normal de crecimiento. En esta parte del proceso, si tiene que ver la edad. 

– Como todo cabello, las canas se caen, y el hecho de que nazcan gruesas o fuertes, no quiere decir que no tengan un funcionamiento a cualquier cabello de color, porque también hace parte de las fibras a base de queratina, cuyo proceso es nacer, crecer y caer. 

– Algo que hay que tener en cuenta es que si los padres son excesivamente canosos o las empiezan a tener cerca a los 28 o 35 años, es probablemente que los hijos presenten las mismas características, pues todo va ligado a un funcionamiento genético. Así que no hay que desesperarse y preguntarse si es que se están envejeciendo muy rápido, porque a pesar de que en el rostro no hay una sola arruga, por cuestiones de herencia, el cabello se volverá blanco más rápido de lo que se pensaba. 

Lo mejor es no quitarse el cabello, pues ahí soluciones como a tintura o la henna, que las cubre efectivamente y hasta deja unos visos más llamativos al aplicar el nuevo color. 

A %d blogueros les gusta esto: