Lo inservible en la belleza

La búsqueda de la belleza femenina, se está viendo inundada por miles de objetos que no tienen un funcionalidad especifica ni mucho menos efectiva. a veces, en vez de ayudar a solucionar problemas, generan molestias y hasta enfermedades. Lo inservible en la belleza Hay algunos objetos que se han diseñado para controlar algunos detalles que les disgustan a las mujeres en su cuerpo o rostro, pero no todos han sido tan efectivos y hasta riesgosos pueden llegar a ser. 

– Por ejemplo, hay algunos protectores que se diseñaron para que los pantalones o leggins no se marcaran en la parte vagina y no generan una mala imagen en la calle o ante los demás, siendo objetos de burlas o críticas obscenas, pero en realidad no sirvió de mucho y a pesar de que se use pueden pasar dos cosas: se corre el protector y se nota en otras áreas, o igual se sigue viendo fea esa zona, porque el pantalón queda muy ajustado o muy grande. 

– Las duchas vaginales no fueron del todo inservibles, pero si muy dañinas. Se diseño con el objeto de alterar el olor característico de la vagina, pero lo que no se tuvo en cuenta, es que estos olores variaban de mujer a mujer y dependiendo de su actividad hormonal, podían ser más fuertes o menos perceptibles.  Para la mayoría de mujeres que emplearon este diseño, fue todo un desastre porque se incrementaron las infecciones vaginales y  por ende, los síntomas. 

– Las cremas estéticas son realmente un fraude y un engaño para todas las mujeres, porque a pesar de que creen que adelgazan la zona abdominal, que engordan las piernas, que ayudan a desaparecer la celulitis o que desaparecen las arrugas en tres días, no hacen milagros. Las únicas soluciones para que todos estos detalles desaparezcan  o puedan ser menos evidentes, consisten en aprender a comer, a tomar agua y a hacer ejercicio. 

– Muchas no lo saben y menos los hombres, pero hubo un invento que nadie tuvo en cuenta o muy pocas. Se creó una tintura para el vello púbico, y dirigido para las chicas rubias, todo con el objeto de que sus relaciones íntimas fueran más llamativas. 

– Todos los productos femeninos e íntimos que tengan aromas son perjudiciales. Ahora se pueden encontrar protectores, toallas y hasta tampones que vienen con aromas para que no sea tan evidente el olor vaginal natural y menos cuando las mujeres están en los días del periodo. El resultado de su uso prolongado, es la aparición de infecciones e irritaciones. Lo mejor es usar productos  sin ningún tipo de aroma. 

La lista tal vez puede estarse ampliando, pues cada día salen al mercado productos que no sirven para nada y que si cuestan mucho. Así que antes de que una chica caiga en las redes de la publicidad y la sorpresa ante tanta maravilla, hay que verificar que realmente sirve y que la inversión no será perdida. 

A %d blogueros les gusta esto: