Los cuidados del cabello graso

El cabello graso requiere de determinados cuidados especiales para lucir lindo y saludable. Ya que por un desajuste de las glándulas sebáceas, éstas producen sebo en exceso haciendo que luzca pesado, sin brillo y sucio. Utilizar un shampoo especial; realizar el último enjuague con agua fría; no usar el secador demasiado caliente y cerca del cuero cabelludo; aplicar algunas mascarillas naturales y otros tips, ayudan a que este tipo de cabello se vea limpio y hermoso. Los cuidados del cabello graso El cabello graso es consecuencia de un exceso de sebo (sustancia natural que protege y lubrica el cabello), a causa de un desequilibrio de las glándulas sebáceas, que hace que el pelo luzca sucio, pesado y oleoso.

Las principales causas de la gratitud del cabello son: hereditarias; uso de champúes inadecuados; problemas hormonales; desajustes en el sistema nervioso; estrés, agotamiento; ansiedad; mala alimentación; exceso de productos químicos (tinturas, decoloraciones, alisados, permanentes, etc.); entre otros.

Cosas prohibidas para el cabello graso

  • Usar shampoo para bebés.
  • Lavar el cabello diariamente. Es preferible hacerlo día por medio, porque sino las glándulas sebáceas producen más sebo, en respuesta a la agresión del shampoo. Además el cabello se acostumbra y luego de un tiempo aguanta bien limpio hasta el próximo lavado.
  • Usar el agua demasiado caliente.
  • Frotar o masajear muy enérgicamente el cuero cabelludo mientras se lava cabello, ya que se activan las glándulas sebáceas.
  • Usar geles, espumas o cremas de peinar que ensucian, engrasan aún más el cabello dejándolo sumamente pesado.
  • Utilizar el secador de pelo muy caliente y cerca del cuero cabelludo. Se aconseja usarlo a temperatura media y a una distancia de, aproximadamente, unos 15 centímetros.
  • Cepillar mucho el cabello, ya que esto estimula las secreciones de sebo.

Cosas que favorecen al cabello graso

  • Masajear suavemente el cuero cabelludo antes del lavado para activar la circulación sanguínea.
  • Utilizar un shampoo especial para cabello graso o para raíces grasas y puntas secas, preferentemente con PH neutro.
  • Realizar el último enjuague con agua fría tonifica el cabello y la da brillo.
  • Mantener una dieta saludable que incluya abundantes frutas y verduras y pocas grasas.
  • Utilizar acondicionador. Muchas personas creen que el cabello graso no necesita acondicionador y esto es erróneo. Debe ser un acondicionador no demasiado humectante y su aplicación debe hacerse desde la nuca hacia cada lado de la sien y luego para la coronilla; nunca aplicarse en raíces. Nutrir largos y puntas con mascaras hidratantes puede ser necesario 1 vez a la semana o cada 15 días, teniendo las mismas precauciones que con el acondicionador.
  • Luego del lavado retirar el exceso de agua con toalla y recién después usar el secador.
  • Cepillar el cabello con cepillos cuyos dientes sean grandes y de madera o plástico.

Recetas naturales para el cuidado del cabello graso:

Mascara de arcilla

Colocar arcilla verde o blanca (caolín) en un recipiente y mezclarla con vinagre y agua (previamente mezclados en partes iguales) hasta lograr una pasta. Ponerla sobre el cuero cabelludo y dejarla actuar por unos 15 minutos. Luego lavar como de costumbre. Esta máscara absorbe la gratitud.

Limón

Exprimir dos limones colarlos y agregar este jugo al último enjuague. Por las propiedades astringentes del limón esto ayuda a eliminar el exceso de grasa y a que el cabello luzca más suelto y brilloso.

Otra opción con limón es cortar los limones y colocarlos en un recipiente con agua que se hervirá durante 5 minutos. Una vez fría la infusión, colarla ponerla en un recipiente con rociador y rociar después del lavado. Los efectos son los mismos que con la anterior preparación.

Aceites esénciales

Agregar al shampoo unas gotitas de aceite esencial de limón o naranja.

Mascarilla  de yogurt y huevo

Mezclar yogurt natural y un huevo en un recipiente y aplicar sobre el cuero cabelludo, dejándolo actuar durante 10 minutos. Retirar con agua tibia y lavar. La aplicación semanal de este preparado ayuda a regular la producción seborreica.

A %d blogueros les gusta esto: