Pastel de Calabacín gratinado: Un placer ligero y saludable.

Te doy la receta para que prepares un pastel de calabacín que te encantará y lo mejor de todo es que su elaboración es tan sencilla, que apenas necesitarás tiempo entre los fogones de la cocina.
¿Su punto a favor? El calabacín te ayudará a mantener tu línea y a llevar a la par una dieta equilibrada y nutricionalmente correcta. Pastel de Calabacín gratinado: Un placer ligero y saludable. En una de mis anteriores recetas, te expliqué la preparación de un rico pastel de brécol que además de sano seguro que ya ha gustado en tu casa si has probado la receta.

Pues el plato que te propongo para hoy, es otro tipo de pastel, también vegetal que, al igual que el primero, te ayudará a mantener la línea, aportando un número de calorías a tu dieta prácticamente nulo, y una cantidad de grasa casi inexistente.

La diferencia, es que, esta vez, para variar el ingrediente principal, nos beneficiaremos de todas las ventajas nutricionalmente hablando del calabacín, una hortaliza con grandes contenidos vitamínicos y muy necesario en nuestra dieta. Y además, añadiremos un toque delicioso y cremoso añadiendo a nuestra receta queso, consiguiendo crear así, un paladar único que, de nuevo, enamorará a grandes y a pequeños.

Toma nota, a continuación te detallo la lista de los sencillos ingredientes que necesitaremos para la elaboración de nuestro plato de hoy:

  • – 8 huevos
  • – 100 g de requesón o queso fresco
  • – 4 cucharadas de queso parmesano rallado
  • – 2 calabacines
  • – aceite de oliva
  • – sal

Y, he aquí su elaboración, la cual, sin duda, no te dejará indiferente ni te “robará” excesivo tiempo entre los fogones. Tan sólo debes de seguir estas fáciles pautas para lograr unos resultados culinarios excelentes:

  1. Saltea en una sarten los calabacines sin pelar, previamente ya cortados en rodajas muy finas.
  2. En un recipiente aparte, mezcla los huevos, el requesón, y el queso parmesano. Pásalo por la batidora, y ñade a la mezcla sal al gusto.
  3. Ahora bate también los calabacines.
  4. Por último, vierte la mezcla en un molde para el horno, previamente rociado con algo de aceite para evitar que se nos pegue, y cuécelo a 200 ºC alrededor de 20 minutos.

Una vez, listo, deberás esperar a que se enfríe para desmoldarlo y servirlo en la mesa dejando boquiabiertos a grandes y pequeños.

A %d blogueros les gusta esto: