Rouge: texturas que se adaptan a cada necesidad

Los labiales son el cosmético más vendido en todo el mundo. Esta herramienta, imprescindible en lo que al kit de belleza respecta, puede venir en distintos formatos, cada uno de ellos ideado específicamente para una necesidad.
Encuentra a continuación el tipo de rouge que mejor se adapta a tu boca. Rouge: texturas que se adaptan a cada necesidad

Los rouges vienen en distintas presentaciones, con distintas texturas. Las hay para labios secos, normales o húmedos. Descubre a continuación cual es la que más te conviene.

Cremosa: Oculta las arrugas. La textura cremosa se presenta en pote o en  cajita y se aplica con el dedo o con un pinces. Los ingredientes de su fórmula, por otra parte, suelen ser naturales. Este tipo de textura debe aplicarse cuando la piel del labio es normal, es decir, ni muy húmeda ni muy seca. Su composición la hace especialmente apropiada, además, para los labios maduros, ya que tiende a corregir (o como mínimo, no delata) las arrugas de la boca. Otra de las ventajas de la textura cremosa es que no se cuartea, y, por lo tanto, no forma grietas en el maquillaje de los labios a lo largo del día. Como esta textura se fija muy bien y es muy resistente, resulta muy indicada para cualquier tipo de actividad durante el día. Sin embargo, no resulta ser la más apropiada para ir a cenar o a tomar una copa, pues mancha cualquier elemento que se acerque a la boca, sean los vasos, servilletas, etc…Por eso es que tampoco resulta ideal para una larga sesión de besos.

Líquida: Se fija inmediatamente. Esta textura se mueve entre lo gelatinoso y lo fluido, y se aplica con una esponjita (el propio aplicador del envase), lo cual resulta muy práctico. Las características de su fórmula permiten que, tan solo unos segundos después de su aplicación, se seque y quede firme sobre la piel labial. Es ligera, refrescante y muy natural. Este tipo de textura se adapta perfectamente a todo tipo de labios, aunque se recomienda especialmente para aquellos que se deshidratan con facilidad y que tienden a descamarse. La textura líquida disimula muy bien las grietas y sequedad de la boca, y su gran capacidad de fijación la hace recomendable para realizar todo tipo de actividades, incluso las deportivas, pues los labiales líquidos nunca se corren.

Compacta: No mancha. Esta textura se presenta en forma de barra labial y su composición mezcla polvos para densificar la crema y asegurar la fijación. Las nuevas fórmulas, además, carecen de aceites y no manchan. Su única desventaja respecto a otro tipo de texturas es que se cuartean más rápidamente. Los labiales compactos convienen especialmente a aquellas mujeres que tienen los labios lisos (sin pielcitas) y que se hidratan de forma natural, es decir, las bocas húmedas. Como no manchan ni dejan rastro, estos labiales resultan ideales para usar en cenas, almuerzos, y también en las sesiones de besos.

A %d blogueros les gusta esto: