Uso de electrodomésticos durante el embarazo

Los cuidados en la etapa del embarazo son importantes pero tampoco pueden exagerarse y sobre todo cuando no hay justificación, por ejemplo, muchas mujeres en este estado tienen cierto temor acerca del uso de aparatos que produzcan ondas electromagnéticas. Aunque hay que tener en cuenta que muchos son mitos y es mejor consultar antes de actuar. Uso de electrodomésticos durante el embarazo Hay muchas creencias y prohibiciones cuando una chica está en embarazo ya sea de alimentación, de movimientos y hasta de uso de ciertos aparatos en el hogar o el trabajo. Muchas mujeres temen pero no saben si son ciertos tales mitos y más porque quieren que su bebé nazca en las mejores condiciones y su desarrollo sea completo y perfecto, así que cualquier consejo que escuchen así no sea cierto, lo tomaran en cuenta. Estos son los efectos de algunas de las maquinas más usadas pero más preocupantes para las futuras mamás. 

– Los hornos microondas serán de gran ayuda para las mamás una vez que en bebé nace e incluso mientras está en el vientre y aunque aún no se ha demostrado una afectación directa sobre el bebé o la salud de la madre por su uso, si hay algunas recomendaciones por ser un aparato relativamente nuevo, por ejemplo no ponerse de frente al electrodoméstico mientras calienta alguna alimento además de esperar le tiempo adecuado antes de abrir la puerta nunca antes o mientras esté funcionando.

– Las cobijas eléctricas para obtener un calor más rápido son usadas frecuentemente por las embarazadas  son a veces contraindicadas pues de acuerdo a ciertos estudios se considera que las ondas electromagnéticas pueden ser perjudiciales para el bebé. Las bolsas calientes también pueden generar un riesgo aunque no muy grave pero existente pues puede generar quemaduras en la madre o alteraciones en el bebé pues logra sentir la sensación.

– Los celulares no están catalogados como peligrosos potencialmente pero si existen ciertas legislaciones en varios países que limitan la recepción de ondas y frecuencias para evitar riesgos o daños irreversibles.También hay algunas recomendaciones para sitios que manejan temperaturas altas como las saunas o los turcos. La consecuencia más frecuente es minimizar poco a poco la tensión de la embarazada. 

Hay que tener en cuenta si se es usuaria frecuente de estas es bueno reducir el tiempo de uso pero si se visita de vez en cuando lo mejor es distribuir las entradas en tiempos inicialmente de un minuto y lentamente incrementar la exposición pero sin excederse. Las radiaciones que producen aparatos muy complejos son los que generan los daños a los cuales tanto temen las madres, pero los aparatos más comunes no crean alteración alguna y para seguridad de las chicas no hay estudios o investigaciones que lo demuestren y no es necesario que cambien su vida habitual sin razón justificada teniendo en cuenta que el uso debe ser con moderación pues la clave de todo está en el nivel de radiaciones y aunque no son tan potentes como una emisión atómica, las electromagnéticas que en el caso de las producidas por los electrodomésticos son de baja intensidad.Por último es importante contemplar el tipo de organismo de cada madre, pues cada uno es diferente y así como a unas puede ocasionar malestares a otras no les produce nada.

A %d blogueros les gusta esto: