Víspera de San Juan, una noche llena de magia y misterio

Hoy, día 23 de junio, es la noche de San Juan. No es una noche como las otras. Se trata de una noche cargada de magia y misterio, en la que, según dicen, todas las criaturas de otros mundos con poderes especiales andan sueltas, como brujas y hadas. Víspera de San Juan, una noche llena de magia y misterio Esta celebración, cuyo origen está en la llegada del solsticio de verano, es tan antigua como años hace que el hombre se encuentra en este planeta. Y, aunque en cada lugar la fiesta se desarrolla de manera diferente, si hay algo en común son las fogatas y el hecho de que el protagonista principal es el fuego.

La explicación a ello es que, puesto que después de San Juan los días empiezan a ser cada vez más cortos, los antiguos tenían miedo de que llegara un momento en que el sol dejara de resplandecer. Con las fogatas y antorchas pretendían ayudar al sol a renovar sus energías nuevamente. También solían bailar alrededor de las mismas, como una manera de purificarse de influencias demoníacas.

Pero el fuego no es el único elemento que tiene importancia en los rituales de la noche de San Juan. También el agua está presente en muchos de ellos. Así, en muchas partes forma parte de la fiesta introducirse en el agua del mar, con el fin de recibir del mismo toda su fuerza.

Como curiosidad, el nombre de “verbena” que suele darse a esta fiesta, tiene su origen en una antigua costumbre que se practicaba en algunas partes, que consistía en que las jóvenes casaderas, a las doce de la noche de la víspera de San Juan, solían salir al campo a recoger verbena, la cual se suponía les iba a dar el amor del hombre deseado.

La noche de San Juan está lleno de leyendas fantásticas, todo se impregna durante la misma de un halo de misterio, en la que se dice que el rocío cura las enfermedades, que las plantas venenosas no nos dañan o en que, justo al dar las doce campanadas, los helechos florecen, entre otras igualmente fantásticas.

Es la noche de las supersticiones, como la que mantiene que quien vea durante esta noche florecer la hierbabuena será una persona muy afortunada, siempre que no se lo cuente a nadie. O que quien a las doce de la noche mira una higuera después de haber mirado la luna podrá ver cómo florece.

Se dice que durante esta noche las aguas están bendecidas por San Juan Bautista, y que si llueve durante la misma la cosecha de manzanas será muy abundante, aparte de otras muchas bendiciones que se le atribuyen a dicha lluvia.

A %d blogueros les gusta esto: