Ahorrando en belleza

Para la mayoría de las mujeres, uno de los mayores gastos mensuales es el de la belleza, pero cuando la economía no ayuda, es necesario hacer algunos ajustes en nuestros hábitos de consumo.
La buena noticia es que es fácil respetar nuestra rutina de belleza sin desequilibrar nuestro presupuesto. Cuidándote de estas cuatro actitudes que te hacen gastar de más, podrás lucir espléndida por poca plata. Ahorrando en belleza

Ignorar los gastos que parecen inocentes: No parece importante: te compras un nuevo gloss, te haces una manicura barata o un corte de flequillo. Pero esas típicas compras insignificantes realmente suman. Las mujeres generalmente gastan un poco por aquí, un poco por allá…y el total termina siendo más alto de lo que pensaban. Estas pequeñas compras resultan estimulantes porque nos levantan el ánimo después de un día difícil en el trabajo o de una pelea con el novio. Sin embargo, estos gastos son la clave para saber exactamente adónde está yendo tu dinero, para que puedas decidir en qué quieres gastarla realmente. Cuando estamos aburridas compramos cosas que realmente no necesitamos y nos convertimos -por un momento- en compradoras compulsivas. Para evitar esta situación, tener a mano una lista precisa de los productos y tratamientos necesarios para el mes y seguirla a rajatabla es un punto clave. ¿Otro dato importante? Compra con la cabeza despejada: sácate el estrés o el aburrimiento en el gym o en la cama!

Pensar que necesitas cosas nuevas todo el tiempo: Las mujeres adoramos experimentar con nuestro look… permanentemente. Es sexy, audaz y divertido, así que: ¡hazlo! Pero no tienes por que tirarte todo el contenido de tu nécessaire encima para estar a la moda. Lo indicado es armarte una buena paleta de sombras que te permita crear diferentes estilos, durante la temporada actual… y por varias más. Por ejemplo, si quieres usar labios súper brillosos, aplica gloss rojo sobre un labial rosa. Para lograr ojos smoky, juega con diferentes tonalidades de sombras neutras básicas y lograrás un efecto impactante. Y, sobre todo, no olvides que hay reglas que siempre están vigentes: labios rojos + ojos delineados en negro son un clásico indiscutido, de modo que vale la pena invertir en buenos productos, porque los amortizarás al máximo.

Sentirte mal al decir «no»: Las mujeres preferimos conciliar antes que confrontar. Por eso, a veces terminamos diciendo que sí a todo con tal de no discutir…. Y los vendedores tratan de sacar ventaja de esto ejerciendo presión para que compremos… ¡Resiste! A nadie le gusta sentirse obligada a gastar dinero simplemente porque haya que quedar bien, así que todo lo que necesitas es ir con la idea de comprar solamente lo que tienes en mente.

Derrochar lo que hemos comprado: Por lo general, tendemos a pensar que si aplicamos más producto, el resultado será mejor, sin embargo, semejante actitud puede terminar causando irritación en la piel. Los productos que más despilfarramos son los de limpieza facial, los hidratantes y las cremas para ojos. Por ejemplo, de crema de limpieza, con una tapita de agua mineral será suficiente, de crema para ojos, con sólo una gotita en la punta del dedo bastará. Otro punto importante a tener en cuenta es que es mejor guardar los productos de limpieza en un lugar seco y oscuro a dejarlos simplemente sobre la repisa del baño.

A %d blogueros les gusta esto: