Cocidos españoles

En España existen tantos cocidos como provincias y es que no hay mejor combustible ni plato más deseable durante el invierno, que un rico cocido. Toma nota de algunos de los más destacados.

Cocido de Lalín

Es el cocido gallego por excelencia. En él se utiliza todo del cerdo, desde el morro hasta el rabo, pasando por la papada, la lengua, la oreja, el espinazo, las manos, las costillas, los chorizos, los tocinos y los lacones. En este pueblo de Pontevedra existe un “Mes del cocido”, que va desde mitad del mes de enero hasta mediados del de febrero, la Ecomienda del cocido, una orden protectora del mismo y un restaurante que se ha convertido en el santuario de este plato tan venerado.

Cocido montañés

Es el plato de Cantabria más popular y se diferencia de otros cocido en que en lugar de llevar garbanzos, son alubias. Además se utiliza berza en su preparación y se sirve todo junto junto con el acompañamiento de morcilla, de chorizo, de costilla de cerdo y de tocino.

Cocido Lebaniego

Este cocido también de Cantabria sí lleva garbanzos. Procedente del valle de la Liébana, se sirve en tres veces: la sopa, los garbanzos con el repollo o la berza y para finalizar, el tocino, la carne de cerdo y ternera, el chorizo, la cecina de cabra, y el relleno que hacen con miga de pan, cebolla, huevo y perejil.

Escudella i carn d´olla

Aunque su nombre puede despistar un poco, tiene que ver mucho con los cocidos que se preparan en el resto de España, ya que lleva garbanzos, diferentes tipos de burifarra, patatas, gallina, oreja y morro de cerdo. Además incluye una albóndiga, conocida como pilota, que se prepara con carne picada, huevo batido, tocino, ajo, perejil y miga de pan.

Cocido maragato

Este cocido de León es un plato al revés en el que se como lo primero lo más nutritivo y rico, es decir, las carnes que lleva como la cecina, la gallina, el lacón, el morcillo, el chorizo, la oreja y mano de cerdo y el tocino. Después las verduras y legumbres como los garbanzos, la berza o el repollo y para finalizar, la sopa de fideos.

Cocido madrileño

Considerado como un de los platos típicos de toda la región madrileña, en opinión de muchos expertos es mejor de todos es es que se come en la localidad de San Lorenzo de El Escorial, además de ser uno de los más copiosos, ya que cuenta con quince platos más un aperitivo de choricito de jamón y patata gallega para ir abriendo boca mientras se van haciendo los fideos.

Cocido morañego

Aunque no es uno de los platos más conocidos de Ávila, lo cierto es que es uno de los mejores para mitigar el frío de esta provincia. Es tradicional prepararlo a fuego lento en una olla de barro y lleva garbanzos, repollo, tocino y morcillo de ternera. Suele acompañarse de pan de pueblo tostado en la sartén.

Puchero de Valencia

También en Valencia se como cocido o putxero como allí se dice. Además de los garbanzos y de carne lleva verdura típica de la zona como el napicol, la penca o la bajoca y se acompaña de unas pelotas hechas con carne y envueltas en unas hojas de col. Se sirve normalmente primero un arroz caldoso o una sopa de fideos y después el resto de los ingredientes. Si sobra algo de carne resulta riquísima comerla al día siguiente mezclada con un arroz al horno.

 

 

A %d blogueros les gusta esto: