Compradora Compulsiva

Las compras compulsivas pueden ser un medio de desahogo para las mujeres que tengan ciertos episodios de depresión pero hay que tener cuidado cuando se vuelve un comportamiento rutinario que pone en riesgo la economía familiar o personal. Compradora Compulsiva Las mujeres por lo general son mas obsesivas con las compras a comparación de los hombres y sobre todo en aquello que tiene que ver con la ropa, el maquillaje u objetos decorativos para el hogar. Las conductas empiezan a descifrarse solas debido a que se dan cuenta que el dinero no les alcanza o que son tantas las cosas “inservibles” que tienen que su manía se vuelve un comportamiento peligroso. Como si no les bastara con ir a comprar con los billetes comunes, tratan de vaciar las tarjetas de crédito y de paso hacer comprar por internet para probar todos los medios o porque les pareció lindo algo que vieron en las páginas. Al principio puede ser una forma de conocer el sistema de funcionamiento pero si perdura por muchos meses, esto ya puede transformarse en obsesión. 

Para poder controlarlo hay que tener una planificación preferiblemente mensual o si ya se es muy profunda en el tema, se hace semanal para saber con cuánto dinero se cuenta, que se necesita, cuando sobra para gustos y que se debe ahorrar por prevención, si al final de todo esto se percibe que no queda mucho dinero, entonces hay algo mal y se están comprando cosas de mas y que probablemente no se necesitan sino que se actúa por simple impulso.Es por eso que una vez establecidas las cuentas y los números, si el dinero no alcanza para el gustico que se tiene, lo mejor es esperar para el siguiente mes o para cuando se tenga la capacidad para poder comprarlo sin poner en riesgo las necesidades básicas. Si se maneja dinero por tarjetas lo mejor es sacar dinero de un cajero pero en pequeñas cantidades y evitar hacer pagos directamente con la tarjeta. Algo que puede funcionar para saber si se está gastando de más y quedar algo horrorizadas y preocupadas, es reunir todos los tickets y recibos al final de la semana y darse cuenta de cuánto fue la cantidad excedida.

Es aquí donde aparecen los problemas porque las deudas no esperan, los problemas económicos empiezas a salir a flote y las necesidades como alimentación, pago de servicios públicos o transporte se empieza a ver afectada por los descuadres que hay. Nada mejor que ir con lista en mano cuando se necesita algo ya sea ropa, juguetes, accesorios, comida u otros elementos, ya que de esta manera se sigue solo el camino de lo que se necesita y no se toma otra dirección. A veces las personas que sufren de depresiones, de ansiedad, de rabia u otra emoción pueden encontrar en el gastar el dinero o comprar infinidad de cosas una manera de desahogo pero puede convertirse en un problema a largo plazo porque cada vez que se sienta mal recurrirá a lo mismo o mucho peor, puede volverse un vicio y así no se esté en un estado anímico muy decaído, cualquiera será el momento adecuado para comprar cualquier cosa.

A %d blogueros les gusta esto: