Dar un beso intensamente no es tan bueno como parece

Según un estudio realizado por un instituto mexicano, se ha alertado de que recibir o dar un beso largo y apasionado puede traer consecuencias serias para la salud a través de la saliva que transmite muchos virus, gérmenes y bacterias, provocando la enfermedad conocida como Dar un beso intensamente no es tan bueno como parece

Enfermedad del beso

La mononucleosis infecciosa, también conocida popularmente como la “enfermedad del beso”, es el trastorno transmitido a través de la saliva más conocido y se trata de un tipo de herpes cuyos síntomas principales son una inflamación de ganglios y de amígdalas junto con la aparición de fiebre y suele afectar sobre todo a personas de entre 14 y 24 años de edad , debiéndose tratar con fármacos antibacterianos.

Además también causa fuertes dolores de garganta y de cabeza, cansancio, manchas de color rojo en la piel e incluso inflamación del bazo y del hígado, aunque no todo el mundo llega a desarrollar todos los síntomas de una manera grave. Se estima que el 85: de la población mundial ha tenido alguna vez contacto con el virus de este herpes oral, algo que es identificado por la mayoría de quienes lo han padecido como lesiones de fuego, por su incesante picor y escozor.

¿Debemos besarnos más?

Son muchos los estudios realizados por médicos y científicos que han demostrado que el hecho de besarse con otra persona, estimula una parte del cerebro que es la encargada de liberar la oxitocina, sustancia encargada de crear una agradable sensación de bienestar, además de que logra influir en diversas funciones de tipo emocional que permiten que nos enamoremos y  que , al mismo tiempo se encuentra asociada con la ternura, el contacto físico y el afecto.

Estos especialistas nos explican que la saliva se produce por las glándulas conocidas como mayores es decir por la parótida, la sublingual y la maxilar y por las menores, que son muy numerosas y pequeñas. Este líquido suele ser transparente, con una viscosidad variable y está compuesto sobre todo por agua en un 95%, de sales minerales como iones de sodio, de potasio, de bicarbonato, de cloruro y de algunas proteínas.

Pero aún así la saliva también es portadora de bacterias y virus pudiendo trasmitirse a través de ella enfermedades como la gripe, la varicela, la escarlatina, el sarampión o la hepatitis entre otras.

Lo que está claro es que siempre resultará mas sano dar besos y que nos besen que no hacerlo, pero hay que tener presentes las recomendaciones de los especiales como  por ejemplo tener un aseo bucal adecuado cada día y durante al menos un par de veces, evitar el contacto con personas que tengan algún tipo de enfermedad como la gripe o problemas de faringe, incluso si tienen alguna caries y sobre todo, evitar los besos demasiado prolongados o en los que existe mucho contacto salivar ya que éstos implican un mayor riesgo de contraer distintas enfermedades.

A %d blogueros les gusta esto: