Desayunos antigrasas

Cuando estamos buscando perder peso es esencial que los desayunos aporten la suficiente energía para afrontar con fuerza el día, y que a la vez sean saciantes para evitar picar entre horas. Si es tu caso te recomendamos continúes leyendo y descubras los mejores desayunos antigrasas.

Desayunos sanos

El hábito correcto de desayunar tiene que cumplirse sentándose en el comedor o en la cocina y disfrutando de los alimentos, como mínimo, durante quince minutos, sin estar haciendo otra cosa que eso, desayunar.

Aparte de nuestros objetivos e intereses, el desayuno tiene que cumplir algunas bases nutricionales para ser completo y tener tres partes bien diferenciadas: grasas, hidratos de carbono y proteínas.
Según el gasto calórico de cada persona se deben añadir o quitar calorías. Por ejemplo cuando la ingesta normal de un día es de 1.800 calorías, el desayuno tendrá que tener 450. Si fuera de 2.000 calorías, entonces debería de ser de 550.

Entre las recomendaciones para desayunar de manera correcta se encuentra la incorporación de cereales, lácteos y frutas. No se debe tomar café, bollería ni ningún tipo de azúcares. Se pueden tomar infusiones de hierbas o zumos naturales según la época.

Recetas de desayunos antigrasas

Kiwi, pan integral y zumo de naranja

Con este menú conseguirás un enorme aporte de energía, una ingesta correcta de carbohidratos y la suficiente saciedad como para estar varias horas sin hambre. La fruta te va a dar la fibra extra que necesitas y vas a disfrutar de sus propiedades diuréticas, perfectas para reducir la retención de líquidos.

Toma un vaso de leche desnatada, un zumo preparado con dos naranjas, dos rebanadas de pan integral con dos cucharas de mermelada y un kiwi. Verás que bien te sientes.

Copos de avena, yogur y frutas

Así incorporarás al desayuno los tres ingredientes fundamentales. Este menú energizante te va a aportar todo lo que es necesario para empezar el día de la mejor manera.

Toma una taza de yogur desnatado, cinco cucharas de copos de avena sin azúcar, media taza de la fruta que prefieras y un vaso de zumo de frutas natural.

Yogur, melón y piña

Si vas a tener una jornada complicada, este desayuna energizante y antigrasas te vendrá de maravilla. Toma un yogur desnatado, cinco cucharas de copos de avena sin azúcar, tres rodajas de piña, una rodaja de melón y un puñado de almendras.

Pan integral con aguacate y queso

El aguacate contiene grasas de origen vegetal además de ser muy sano ya que protege las arterias y el corazón. En esta ocasión se va a cortar en rebanadas y se va a colocar sobre dos rebanadas de pan integral, previamente untado con un poco de queso. (El pan integral va a aportar los hidratos necesarios y el queso, el calcio que se precisa). De bebida puedes optar por un delicioso vaso de té de hierbas o por un zumo natural.