Disfruta de un verano sin picaduras

Muchas plantas se encargan de atraer a los insectos para polinizarse, pero algunas también consiguen ahuyentarlos con sus mecanismos propios de defensa. Descubre cuales son las más adecuadas y cómo se debe utilizar Disfruta de un verano sin picaduras

Plantas repelentes

Se pueden colgar ramilletes, macetas en los balcones y alféizares, fabricar saquitos de plantas impregnadas en aceites esenciales para guardarlos en los armarios o incluso colocar ambientadores o quemadores de plantas repelentes para evitar a los insectos. Además se pueden tomar otro tipo de medidas preventivas como no llevar ropa muy estridente u oscura o  escotes o mangas cortas cuando se está en espacios donde conviven los insectos, así como procurar no usar desodorantes ni perfumes y no llevar comidas demasiado dulces si se piensa ir al campo.

Entre las plantas con más eficacia cabe distinguir la citronela, gramínea originaria de la India que consigue ahuyentar a las abejas y los moquitos de una manera natural. De uno de los componentes de esta planta, concretamente del citronelo se ha derivado en uno sintético que es empleado en los repelentes comerciales. Para su uso tan sólo es necesario aplicarse unas dos o tres gotas de este aceite diluido en una cuchara de aceite de tipo vegetal sobre la piel al caer al atardecer o antes de ir acostarse. Otra solución e echar unas gotas en un recipiente con agua, empapar un trozo de tela y pasarlo por lo rincones de la casa para evitar la entrada de los insectos.

De las semillas y las hojas del neem se obtiene un tipo de aceite que contiene azadiractina y que interfiere en el mismísimo ciclo vital de ciertos tipos de insectos a los que no destruye pero sí que consigue repeler además de evitar su reproducción. Es muy recomendable para ahuyentar a los mosquitos y a los tábanos tanto de dentro como de fuera de la casa, contra las plagas de piojos o contra la de escarabajos o insectos chupadores.

Se debe aplicar frotando la piel con este aceite o con pequeñas pulverizaciones de esta infusión que se puede mezclar incluso con insecticidas naturales. Se puede encontrar bien en forma de aceite o en hojas secas para infusiones o incluso en productos cosméticos.

El limón puede resultar más o menos eficaz en las plagas de hormigas para lo que se debe regar con su zumo los trayectos y los accesos que estos animales utilizan. Hay quien lo mezcla con vinagre y trementina. También se puede utilizar el zumo del limón en la piel como un repelente de corta duración o incluso su esencia en pulverizadores y ambientadores.

Aliviar las picaduras

Si se llega a producir una picadura puede resultar útil recurrir a la caléndula que es muy eficaz para desinfectar y desinflamar picaduras tanto de mosquitos, como de abejas y de avispas. El clavo también contiene un aceite que desinflama las picaduras de mosquitos, tábanos o avispas. Se usa diluido en aceite vegetal para no dañar las pieles.

A %d blogueros les gusta esto: