El asunto es que…

…¡No lo soporto más! No, no estoy hablando de tu amorcito, ni del mio; sino que hoy me dirijo al famoso Asunto o Andrés, correcto amiga ese que nos visita una vez por mes. Hoy, este artículo se refiere a eso mismo, a nuestro Período Menstrual, aquí vamos! Comenzaremos con un simple vistazo de información a cerca de esta revolución en nuestro esbelto cuerpo. El ciclo menstrual tiene la misión de preparar el organismo para la reproducción, nos guste o no, para estos tiempos o más adelante. En este ciclo se distinguen dos fases: la folicular y la luteal, separadas por el fenómeno de la ovulación. La primera fase comienza el primer día del período y termina en el momento de la ovulación, y se llama folicular porque se desarrolla el folículo donde se encuentra el futuro óvulo. Despues de la ovulación comienza la fase luteal o del cuerpo amarillo que dura hasta que se implanta el posible embarazo o hasta que se produce la menstruación y se inicia el próximo ciclo. En esta segunda parte el útero se prepara para la posibilidad de un embarazo, acumulándose sustancias nutritivas y habiendo cada vez más vasos sanguíneos.   Luego llega el momento en el que se delata si hubo o no fecundación, en el que caso de que no haya se produce la muerte funcional del cuerpo amarillo y la mucosa uterina se desvitaliza por falta de estímulos hormonales adecuados. Los elementos acumulados se desprenderán y se romperán los vasos sanguíneos, produciendo una pequeña hemorragia, que es la menstruación. Este asuntito se repetirá desde la pubertad y a lo largo de muchos años, excepto cuando se produce un embarazo, y hasta la menopausia. En un comienzo los ciclos suelen ser irregulares, produciéndose la ovulación y la regla unos meses sí y otros no, hasta que poco a poco se van haciendo cada vez más regulares. Aunque habitualmente se hable de ciclos regulares los de una duración de 28 días, en realidad habría que hablar de regularidad en cada mujer, ya que cada dama es distinta, y necesita «su tiempo» (como para todo) para producir todos los cambios hormonales, y eso determina que el ciclo lo le dure ya sean 25, 28 o 35 días. Ahora, si te preguntas cual es el momento perfecto para llamar a la cigueña, ese es unicamente durante las horas próximas a la ovulación es cuando puede haber fecundación, por tanto si pudiéramos determinar claramente este momento sería de gran utilidad, tanto para conseguir un embarazo, la mujer que lo desea, como para evitarlo. Sin embargo, es difícil precisarlo, si no es a través de una ecografía o pruebas hormonales complejas. Para realizar un cálculo sobre estos días en la web pueden ingresar a esta página en la que se puede realizarlo: http://www.buenasalud.com/tools/ovcal.cfm. Este período aunque se cree que ocurre en la mitad del ciclo, en el día catorce, esto sólo valdría para ciclos de 28 días, pero realmente la ovulación se produce unos catorce o quince días antes de la próxima regla, ya que la fase luteal suele ser bastante constante.  Para cerrar, la menstruación en términos generales, es un fenómeno propio del sexo femenino que revolucionan a los seres de este sexo de diferentes maneras, física y emocionalmente. Algunas se sienten hinchadas, irritables o deprimidas, mientras otras sufren dolores de espalda, de cabeza, senos adoloridos, naúsea y se sienten cansadas los primeros días del período. También suele pasar que aparezcan calambres abdominales, afectando el área alrededor de la pelvis, las partes bajas del abdómen, extendiéndose por debajo de la cintura hacia las piernas.  Hoy en día supuestamente, hay con que calmar este maldito dolor o inquietud, hoy se puede contar con medicamentos que también pueden ser útiles si se necesitan, como el bendito ibuprofeno, un ingrediente en medicinas como Advil, Nuprin y Motrin IB, especial para estos dolores. En fin, quieras o no es lo único que compartirás con toda mujer que se te cruza, hasta con tu enemiga.

A %d blogueros les gusta esto: