El poder de las flores. Aliadas de la cosméticas

La cosmética siempre recurre al poder de las flores para despertar a los sentidos, también lo hace por sus propiedades terapéuticas y naturales. Por eso, a continuación, se explican los efectos de las flores más utilizadas en los productos de belleza. El poder de las flores. Aliadas de la cosméticas ROSAS  

Esta flor es históricamente la más celebrada por poetas, románticos y por supuesto en el ámbito de la belleza personal. La mitología griega cuenta que esta flor de los dioses nació de una gota de sangre de Venus, por eso con el paso del tiempo su aroma fue relacionada con lo femenino y sobre todo con lo místico. 
Por sus propiedades refrescantes, depurativas y antiinflamatorias, la rosa ha sido aprovechada por especialistas en todo el mundo.  Su aceite esencial se recomienda especialmente para prevenir las líneas de envejecimiento en pieles delicadas, y su fragancia es un bálsamo que ayuda contra la angustia y el desaliento.

LAVANDA 

Por su sabor a tardes de siesta y noches de sosiego después de un día agotador, la lavando es la flor del descanso por excelencia. Su aroma también es popular por sus efectos para aliviar las tensiones nerviosas. Fue René-Maurice Gattefosse, conocido como autor de la aromaterapia, quien después de quemarse en su laboratorio sumergió la mano en aceite esencial de lavanda sin saber que era. Su sorpresa llegó días después al notar con gran admiración lo rápido que la cicatriz sanaba. Este episodio inspiró a experimentar con lavanda sobre personas heridas. 
En la actualidad, la lavanda se emplea para ayudar a conciliar el sueño, disipar el estrés y con fines terapéuticos como la dermatitis, quemaduras y alergias dermatológicas. Por eso esta flor es venerada y honrada en todo el mundo por sus beneficios a la hora de reconfortar a las personas en muchos sentidos. 

JAZMÍN, NARDO Y FLOR DE CEREZO 

Son flores sensuales y afrodisíacas, con esencias ansiadas tanto por novias como mujeres casadas. Esto se debe a que tanto el nardo como el jazmín se utilizan para estimular el arte de la seducción.
Estas flores han inspirado tanto a boleros como serenatas, pero sus virtudes trascienden el romanticismo abarcando fines terapéuticos. Los componentes que integran el jazmín tienen propiedades que suavizan la piel y promueven la regularización de las secreciones oleosas. La flor de cerezo, originaria de Francia, cambia de color según la estación, por lo que además de ser fuente para muchas esencias, también sirve de inspiración para muchos artistas. 

ROMERO, CACAO Y JENGIBRE 

El cacao es uno de los componentes que más se utilizan actualmente en la cosmética corporal, pero sus orígenes se remontan a miles de años atrás en la historia. Esto se debe a que las antiguas civilizaciones lo utilizaban tanto con fines terapéuticos como para fines curativos. 
El romero es una planta aromática muy apreciada en el ámbito de la cocina, así como lo es en el ámbito de la cosmética. Esta flor es conocida por sus propiedades estimulantes y también como diurético suave. El jengibre, por su lado, estimula los receptores termosensibles del estómago y provoca sensaciones de calor a nivel gástrico.

A %d blogueros les gusta esto: