Fórmulas caseras de belleza (Parte I)

Actualmente existe una gran variedad de productos en el mercado destinados al cuidado del cutis del rostro y del cuerpo en general. Sin embargo, siguen siendo muy recomendadas algunas recetas caseras de belleza, que además de permitir un poco de ahorro, brindan excelentes resultados. Por eso, a continuación se presentan algunas fórmulas para diferentes tipos de pieles y diversos resultados, como reducir arrugas o eliminar imperfecciones. Fórmulas caseras de belleza (Parte I) Las mascarillas deben ser aplicadas en suficiente cantidad por todo el rostro, que debe estar limpio y relajado. Se debe utilizar como técnica movimientos circulares rotativos, siempre siguiendo la dirección de los músculos de la cara y en dirección ascendente. Luego se las debe dejar actuar y ser retiradas de acuerdo a las especificaciones particulares de cada una.

Máscara para poros dilatados

Para corregir este inconveniente de la piel se recomienda una mascarilla frutal a base de ciruela. El procedimiento consiste en descarozar 8 ciruelas ácidas y extraer la pulpa de ellas, para luego reducirlas con la licuadora; se debe agregar además una chuchara pequeña de aceite de oliva. El producto obtenido se debe aplicar uniformemente por todo el rostro y se lo debe dejar actuar alrededor de quince minutos. Luego se lo debe enjuagar con abundante agua tibia. 

Máscara para cutis deshidratada

Si lo que se tiene es un cutis habitualmente seco, una gran opción es una mascarilla a base de mayonesa. El procedimiento consiste en llenar un bowl pequeño (o compotera) con mayonesa, dejando espacio para una yema de huevo y 150 cc. De aceite de oliva. Los componentes se deben mezclar bien hasta obtener una pasta homogénea.  Al resultado se lo debe aplicar sobre el rostro generando una película uniforme, para dejarlo actuar unos veinte minutos y enjuagarlo con abundante agua tibia.

Si en caso diferente lo que se tiene es piel deshidratada, existe una mascarilla más adecuada para devolverle la humedad y elasticidad que necesita. Ésta consiste de un sencillo procedimiento, solo debiéndose mezclar una yema de huevo con una cucharada sopera de miel. Cuando se obtenga una resistencia cremosa el producto debe ser aplicado sobre la piel, para dejarlo actuar durante quince minutos. Para finalizar se lo debe enjuagar con agua tibia. 

Máscara para reducir arrugas

Si lo que se desea es combatir este signo del envejecimiento, se puede optar por una mascarilla facial que tiene como ingrediente principal la manzana. El procedimiento consiste en descarozar y pelar una manzana para extraerle la pulpa, luego a ésta se la debe batir con una yema de huevo hasta obtener una consistencia suave. Al resultado se lo debe aplicar sobre el rostro y cuello (si es necesario), y se lo debe dejar actuar durante quince minutos. Luego se lo debe retirar con agua tibia. La mascarilla puede ser aplicada varias veces a la semana para obtener un efecto de calidad y prolongado.

Seguir leyendo: «CLICK AQUÍ» para ver la segunda parte. (Se abrirá en una nueva pestaña)

A %d blogueros les gusta esto: