La dieta del limón

El limón tiene propiedades adelgazantes además de ser un cítrico muy rico en vitamina C, por eso puede ser utilizado en una dieta en la que lo que se pretende es perder esos kilos de más de una manera saludable. La dieta del limón

¿En qué consiste la dieta del limón?

Con esta dieta se pueden perder esos kilos de sobra de una manera muy rápida, pero eso sí, es necesario tener en cuenta que es muy estricta por lo que no es recomendable seguirla durante más de cinco días.

El limón además de contar con excelentes propiedades adelgazantes es un estupendo desinflamante y desintoxicante natural. Mientras dure esta dieta nada más que se podrá consumir este alimento y poco a poco se irán incorporando verduras, frutas y carnes.

Esta dieta puede hacerse dos veces al año bien para adelgazar o simplemente para limpiar el organismo de todas las impurezas que este va acumulando.

¿Cómo se realiza esta dieta?

El primer día que se comience la dieta se debe beber únicamente zumo de limón diluido en agua templada. Es recomendable no endulzarlo con nada.  A la hora de la comida y de la cena se debe comer alguna verdura cocida como espinacas, acelgas, zanahoria, calabacines o calabaza. La patata está prohibida.

El segundo día a la hora del desayuno y de la merienda se tomará un té con limón y a media mañana y a media tarde un pomelo o una naranja.

A la hora del almuerzo se tomarán dos vasos de agua con zumo de limón, un plato de ensalada de zanahorias, un tomate, un berro  y dos rodajas de piña.

Para cenar otros dos vasos de zumo de limón con agua templada, un plato de arroz integral con un huevo duro y una pera.

El tercer día un té con limón a la hora del desayuno y de la merienda y una naranja o un pomelo a media mañana y a media tarde. Para comer dos vasos de zumo de limón con agua, una pechuga de pollo a la plancha con un poco de limón, un tomate con sal y aceite de oliva y una manzana.

Para cenar otros dos vasos de zumo de limón, un poco de puré de calabaza, una ensalada de tomate y lechuga y unas quince fresas.

El cuarto día a la hora de desayunar y de merendar de nuevo el té con limón y una naranja o un pomelo a media mañana y media tarde.

Para comer dos vasos de zumo de limón con agua, un poco de pescado preparado a la plancha con un poco de limón, una ensalada de berenjenas y dos rodajas de piña. Para cenar otros dos vasos de zumo de limón con agua, calabacines rellenos con queso y arroz integral, un puré de zanahorias y una pera.

El quinto día, el desayuno, la merienda, la media mañana y la media tarde, es igual que en los días anteriores pero a la hora de comer además de  los dos vasos de zumo de limón y agua, se debe tomar una porción de carne de ternera, una ensalada de lechuga, un tomate y un pepino y una manzana. Para cenar dos vasos de zumo de limón y agua, una porción de pollo sin piel y al horno, espinacas gratinadas y dos rodajas de melón.

A %d blogueros les gusta esto: