Mitos sobre la operación bikini Parte-I

Hoy en día prácticamente todo el mundo ya sabe que en dos o tres meses no se puede hacer un milagro con nuestro cuerpo, aunque con la llegada del verano cada año comenzamos a llevar a cabo una serie de actividades para intentar conseguir lucir una figura bonita y más delgada. Mitos sobre la

Mitos sobre el ejercicio físico

Muchas de las personas que se decantan por hacer ejercicio físico para eliminar esos kilos de más y prepararse de cara al verano, deciden hacerlo por su cuenta realizando determinados ejercicios o saliendo a correr por el parque. Pero hay que tener mucho cuidado con ésto puesto que sin la ayuda de un profesional es muy fácil caer en errores y falso mitos o realizar entrenamientos ineficaces o descompensados, abusando de un trabajo en algunos músculos y olvidando otros.

Primer mito: los ejercicios localizados eliminan la grasa de la zona trabajada.

Algunos de los errores más comunes a la hora de practicar deporte es pensar que hacer ejercicios localizados ayuda a eliminar la grasa de esta zona y es un error.

Para perder grasa, además de ser necesaria una dieta personalizada, hay que hacer ejercicios cardiovasculares y este proceso en muy lento. Además, se irá perdiendo peso de aquellos lugares donde la grasa sea menos innecesaria para el cuerpo, sin “tener en cuenta” nuestros intereses personales.

Si se realizan muchos ejercicios en un grupo muscular en concreto, no sólo no se conseguirá el efecto que se desea, sino que puede suceder que provoque el efecto contrario, ya que este trabajo muscular consigue que los músculos se  hagan más grandes debajo de la capa de la grasa, lo que hace que ésta salga hacia fuera convirtiéndose en más visible.

Segundo mito: el ejercicio ayuda a perder peso

Esto no tiene por que ser así. No hay que olvidar que el músculo pesa bastante más que la grasa y si sustituimos ésta por músculo, el peso aumentará. Es un error dar una mayor importancia al número que marca nuestra báscula por encima de otra serie de parámetros como el volumen, la apariencia o la sensación de bienestar. Muchas son las personas que reconocen que se sienten mejor, que la ropa les sienta mejor que antes y que se ven más compactos pero aún así piensan que el esfuerzo no merece la pena puesto que la báscula no marca menos que antes, incluso puede llegar a marcar más.

Tercer mito: el sudar adelgaza

No es nada extraño ver a personas que están entrenando con mucha ropa encima para sudar más o incuso abusando de la sauna. Al sudar es cierto que se pierden líquidos y se eliminan toxinas pero en el momento en que bebemos para recuperar dichos líquidos, recuperamos el “peso” perdido. Por el contrario, si sudamos demasiado y no bebemos podemos correr el riesgo de sufrir una alteración en el balance de los minerales existentes en nuestro cuerpo o sufrir una deshidratación. En el caso de las saunas, su abuso también puede provocar bajadas de tensión.opera

A %d blogueros les gusta esto: