Mitos y realidades sobre el VIH/SIDA (Primera parte)

Muchas veces pensamos que sabemos todo sobre el VIH, pero la realidad es que lo poco que conocemos sobre la enfermedad son los mitos y los comentarios que escuchamos sobre la gente. En esta primera parte te dejo cinco mitos y realidades sobre esta enfermedad. Mitos y realidades sobre el VIH/SIDA (Primera parte)

Muchos mitos sobre el VIH y el SIDA han contribuido a los prejuicios y el estigma de la enfermedad. Éstos son algunos de los más comunes:

1. El mito: el VIH puede transmitirse a través de las lágrimas, el sudor, los mosquitos, las piscinas, o por contacto casual.

La realidad: el +VIH sólo puede transmitirse a través de sangre infectada, semen, fluidos vaginales y leche materna. Las formas más comunes para que el VIH se transmita es a través de contacto sexual sin protección o compartir agujas con una persona VIH-positiva.

El VIH también puede transmitirse de madre a hijo durante el embarazo, parto o lactancia. Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades recomiendan que las herramientas de penetración en la piel deben ser utilizadas una sola vez y luego eliminarlas. Si estás pensando en hacerte un tatuaje o tener su cuerpo perforado, pregunta al personal las medidas que adoptan para prevenir la propagación del VIH y otras infecciones de transmisión sanguínea, como el virus de la hepatitis B. También puedes llamar al departamento de salud local para averiguar cuáles son los procedimientos de esterilización.

El siguiente «fluidos corporales» como lágrimas, sudor, saliva, orina y heces no son infecciosos

2. El mito: Puesto que soy VIH positivo, si quedo embarazada, se extiende la enfermedad a mi bebé antes de nacer.

 La realidad: Esto solía ser verdad, pero ya no. Los medicamentos modernos son muy eficaces para prevenir la transmisión del VIH durante el embarazo, parto y alumbramiento. Cuando se combina con otras intervenciones, como la alimentación con fórmula, un curso completo de tratamiento puede reducir el riesgo de transmisión a menos del 2%. Incluso cuando los recursos son limitados, una sola dosis de medicamento para la madre y el bebé puede reducir el riesgo a la mitad.

Los medicamentos que pueden prevenir el VIH se transmiten de una madre a su bebé se llaman antirretrovirales (ARV), que también son tomados por mujeres VIH positivas que no están embarazadas, para evitar que se enfermen.

3. El mito: El SIDA no mata a las personas, sino los medicamentos que toman.

 La realidad: medicamentos para el VIH conocidos como antirretrovirales, no curan el VIH, pero pueden ayudar a conservar la salud durante muchos años. Personas murieron de SIDA antes de que los antirretrovirales estuvieran disponibles, dado que la terapia de combinación de medicamentos para el VIH se inició en 1996, la esperanza media de vida de las personas VIH positivas se ha incrementado. Además, las tasas de mortalidad de personas VIH-positivas que reciben tratamiento antirretroviral combinado se ha reducido.

Lamentablemente, los medicamentos del VIH tienen efectos secundarios la toxicidad (para algunos) que puede ser mortal en algunos casos. La buena noticia es que muchos de los nuevos medicamentos contra el VIH tienen menos efectos secundarios y son más fáciles de tomar.

 4. El mito: paciente con VIH no debe comer muchas calorías, debe tener dieta alta en proteínas.

 La realidad: una buena nutrición puede mejorar tu salud y disminuir la infección por VIH. Podrías tener problemas para comer si tiene llagas en la boca, diarrea, náusea o simplemente un pobre apetito. Aquí están algunas maneras de agregar la nutrición a tu dieta:

– Tienen alto contenido calórico y proteico las bebidas o batidos. La adición de leche en polvo puede aumentar el valor nutritivo de otras bebidas.

– Bebe de ochos a 10 vasos de agua filtrada cada día.

– Mantén nutritivos bocadillos en la mano, como nueces y zanahorias.

– Come alimentos ricos en calorías si estás perdiendo peso.

– Llama a tu médico si pierdes cinco libras o más cuando no fue tu intención.

– Habla con tu médico acerca de tomar un multivitamínico todos los días. Tómalo con una comida para ayudar a prevenir el malestar estomacal.

 5. El mito: el paciente con VIH no debe realizar ejercicios para evitar la tensión innecesaria.

 La realidad: el ejercicio básico es importante para todos, sin importar tu condición física. Además de tonificar los músculos y mejorar la fuerza, el ejercicio puede mejorar el sistema inmune y ayuda a manejar el estrés, que es especialmente beneficioso para las personas que viven con el VIH.

Hay dos tipos principales de ejercicios que pueden ser beneficiosos para las personas que viven con VIH: el de resistencia y el aeróbico. El ejercicio de resistencia (pesas), añade la densidad y volumen a los músculos de tu cuerpo. Este tipo de ejercicio es probablemente el más importante para las personas con VIH debido a que da más músculo. El entrenamiento de resistencia puede incluir lagartijas, flexiones de brazos y codos hasta las rodillas, pero es aún más eficaz cuando los pesos son utilizados. Si no tienes acceso a un gimnasio, hay que ser creativo

 Mientras que el entrenamiento aeróbico no es recomendable para personas que experimentan pérdida no intencional o la pérdida de peso, estas personas pueden beneficiarse enormemente de entrenamiento de resistencia. En general, trata de hacer algún tipo de actividad física por lo menos cada dos días. Si te gusta hacer ejercicio a diario, podrías considerar alternar los días en los que se entrena con pesas o aeróbico.

A %d blogueros les gusta esto: