Pautas para no estresarnos

Trabajamos, somos madres, tenemos familia, pareja, amigos y además nos gusta disfrutar de la vida y cuidarnos. Si encima somos demasiado exigentes con nosotras mismas podemos llegar a tener problemas ya que no somos ningunas superwomen. Vamos a intentar descubrir algunos tips para no estresarnos. Pautas para no estresarnos

No somos indispensables

Por mucho que nos los creamos no lo somos. Además las exigencias que generan la perfección nos llegan a generar mala conciencia y cierta frustración. Hoy en día muchas de nosotras somos madres y trabajamos fuera de casa, además de ser amantes y amigas entre otras muchas cosas. Vamos al gimnasio, cocinamos, hacemos la compra, estudiamos, leemos, hacemos trabajos voluntarios, etc. etc. Aun así nos seguimos sintiendo culpables porque no dedicamos a los hijos, por ejemplo, tanto tiempo como deberíamos, o porque el sueldo no nos alcanza para todos los gastos, porque nuestra aportación es limitada en la comunidad, porque no conseguimos cambiar el mundo y así mucho más, algo con lo que debemos acabar ya que puede acarrearnos serios problemas.

Aprender a delegar

No podemos ni debemos estar en todas partes y debemos asumirlo cuanto antes mejor.

Evitar un excesivo compromiso

No podemos estar comprometiéndonos todo el día con todo ya que no daremos abasto. Debemos proteger nuestro propio tiempo libre. Buscar tiempo para nosotras mismas es tan importante como el realizar nuestras tareas con responsabilidad.

Echarle humor

Tenemos que aprender a reírnos de nuestros propios fallos ya que resulta un mecanismo de defensa excelente.

Cultivar el espacio común de ocio con quienes nos rodean

Cada persona que nos rodea tiene que tener su propio espacio. Así deberás cultivar un espacio para tus amigos, para tus hijos, para tu pareja… para jugar, hablar, estar juntos o reírse.

Toca mucho

Acariciar el cabello de nuestros hijos, abrazarles, achucharles. Estas acciones es algo que debemos practicar con todo el mundo al que queramos. Y es que el contacto físico ayuda a dar seguridad a las personas, a relajarlas y a aportarles confianza.

Cambia las exigencias por preferencias

Si estamos disgustadas por cualquier cosa que haya dicho o hecho nuestro hijo por ejemplo, debemos preguntarnos lo que esperábamos de él y el por qué. No debemos trasladarles en ningún caso nuestras expectativas de perfección.

Practicar la empatía

Debemos establecer un marco de confianza que esté basado en una aceptación ilimitada de todas las personas a las que queremos

Respetar la intimidad de todo el mundo

Igual que a nosotras nos gusta que nos respeten nuestra intimidad, debemos respetar la de los demás también.

Responsabilizarnos de nuestras propias emociones

No debemos dejara que ninguna persona que nos roda nos responsabilice de las suyas.

Y por último

Debemos recordar siempre que cuanto más nos exijamos mucho más dura será la caída. Resulta imposible que podamos abarcarlo todo así que no debemos asumir y asumir sin parar.

Por otra parte somos personas autónomas a la vez que independientes por lo que no podemos relegar esa felicidad que nosotras mismas no tenemos dentro, por lo que resulta primordial cultivar nuestra propia felicidad.

A %d blogueros les gusta esto: