Pero si yo me porte bien…

esta frase se la suele oir a los niños cuando al abrir su regalo en Navidad, no es lo que anhelaban. Y de algo similar se trata, todas odiamos el momento en que todavia tu amorcito no se aprendió tus gustos de memoria, o cuando tus padres después de haber vivido más de veinte años a su lado no saben que las medias las prefieres rayadas. Por estos simples motivos días antes del Día de la mujer, aclaro no sólo para nosotras si no que debes hacer lo posible para que lo vean los demás, los regalos que realmente nos encantan y que jamás nos fastidiarían. ¡Adelante! Veremos si coincidimos, aunque mi intuición femenina ya me lo asegura…

1- En todo momento nos encanta sentirnos la princesita de la casa y que todo ronde alrededor tuyo. Y de esto trata pero como para vestirte de Barbie ya estas grande existe algo mejor en donde seas el centro de atención, y es nada más y nada menos que para relajarte. ¿Suena tentador? Y sí trata sobre un pase libre al spa de nuestros sueños y tener incluidos todos los tratamientos: Hidromasajes, sauna y masoterapia, hasta los fangos más exóticos.

2- Generamente cuando estamos de vacaciones y ya se nos ha acabado el dinero traemos alguna piedra de la energía o algo similar para quedar bien con nuestros pares. Pero las piedras de veras son bellas, pero no precisamente las de río, sino que me refiero a las piedras preciosas, que si bien una no exije que sean las que hayan pertenecido a ninguna dama de los años pasados, sino que una humilde y simple de mi color preferido, ¡nada cuesta!

3- La tecnología nos nos viene nada mal, aunque no parezca que la tecnología y la mujer vayan de la mano, muy frecuentemente la necesitamos. No pedimos una note book, ni un plasma, pero por que no podrían evaluar de un mp3 o un Ipod, que con nosotras quedan perfectos. Por último quería recordar que el rosa no es el único color que nos gusta, existen colores y modelos.

4- Toda dama sueña con casarse, aunque sea ese sueño creánme que se encuentra en el fondo, (muy al fondo) de su corazón, pero existe. Y cuando lo pensamos, lo hacemos imaginando una fiesta espectacular con un vestido de novia que te deje con la boca abierta. Creo que el de una famosa no vendría nada mal, pero si no lo fuera así, sepan que nosotras junto a nuestro vestido necesitamos ser el centro de atención, y para ello es necesario que el vestido tenga buen porte y mantenga todo en su lugar ¡todo up!

5- Luego de la fiesta vendría la noche de bodas si no me equivoco, pero no hace falta que dejemos volar la imaginación, por que aquí no hace falta pensar en la boda, si no en la noche. No me vas a negar vos, querido de mi corazón, si si vos el novio, amante o compañero de emociones, que no te gusta la lencería sexy, por que no te creo. Es un simple regalo por que es para ella pero es para ti, ¿Algunas sugerencias? Como no, lo que elijas, podría ser de algodón, o un conjunto transparente, o porque no uno bordado a mano, o de encajes de Brucelas, o de seda. Hay mucha variedad y solo debes imaginar cual le quedará mejor, no creo que lleve mucho trabajo.

6- Llega la hora de ponerse dulces, porque la de meloso ya pasó, y aquí es la hora de elegir bombones, que jamás fallan porque aunque sea una fanática de las diestas, siempre tenemos momentos frágiles o de histeria en los que llegamos al llanto y necesitamos algo con que calmar la angustía. Lo mejor sería todos los sabores en una caja, o porque no perfumados, con flores, con licores exóticos. Y porque no pasarlo de boca en boca, pero eso ya queda bajo su criterio.

7- Aquí llega el momento anterior a ponerse la lencería, en que las mujeres solemos encremarnos y perfumarnos. Sí, ni lo dudes las cremas nos encantan, muchas cremas, muchísimas, un set repleto y con todo tipo de emulsiones sería perfecto. Nutritivas, humectantes, aceites, espumas, lociones, perfumadas de todo tipo.

8- Ya agrandandonos, y yendo por más me animaría a regalar un pasaje, mejor dicho dos, porque que mejor que un viaje sorpresa y encima con tu amorcito, o en menor escala con alguna de tus amigas. Esto aseguraría que si quieres ir al fin del mundo, lo harías con ella. Realmente un hermoso regalo.

9-Aquí llejo por fin un regalo gratuito, horas, sí sí has leído bien, simples horas. Esto trata de una retribución al mérito para las mujeres que contribuyen a la sociedad con su incomparable virtud de atender mil cosas a la vez. Ya sea hasta su deber de ser mamá o de plancharle la camisa a su marido, definitivamente tareas que no tienen precio.

10- Este regalo es prácticamente imposible, salvo que juntos impongan una nueva ley. Y esta consistiría en la nueva ley en donde este prohibido usar corpiño, en donde la mujer sea libre, en donde se impongan las lolas naturales, esten como esten. Aquí finalizo esta lista, recalcando las posibilidades para este dia importante para ambos dos, ya que creánme que sin la mujer ¡no podrían vivir!

A %d blogueros les gusta esto: