Uñas que hablan de nosotras

Las uñas resultan un Uñas que hablan de nosotras

¿Estrías en las uñas?

Las estrías longitudinales son las más corrientes y no se encuentran asociadas a ningún problema real de salud. Su origen suele ser hereditario y no hay ningún tratamiento concreto y eficaz que pueda acabar con ellas, aunque bien es cierto que existen algunas casas de cosmética que ofrecen geles que consiguen formar una pequeña capa en la uña que de una manera óptica logran dar uniformidad a las uñas, pero aun así estos productos no pueden acabar con ellas.

Las estrías transversales o como también se las conoce como “líneas de Beau”, se producen por una alteración en el crecimiento de las uñas y las causas pueden ser alteraciones nutricionales, cuadros de fiebre aguda o el uso de ciertos fármacos, aunque también pueden ser causa de enfermedades algo más graves.

Uñas encarnadas

Este tipo de problema suele estar asociado especialmente a las mujeres más jóvenes y su causa es hereditaria, como la gran parte de las enfermedades de las uñas. La uña se encarna al clavarse en la carne consiguiendo que ésta se inflame.

Uñas con manchas blancas

Hasta hace relativamente poco se pensaba que este problema era por una falta de calcio, algo que no es cierto. Esas pequeñas manchas blancas son debidas a microtraumatismos sufridos cerca de las cutículas, por gestos que pueden resultar tan sorprendentes como el simple hecho de meterse las manos dentro de los bolsillos de unos vaqueros ajustados por ejemplo. Si por otra parte hablamos de manchas blancas más grandes, puede ser un síntoma de padecer una cirrosis o una insuficiencia renal.

Uñas con rayas violáceas

Se deben a microtraumatismos que pueden aparecer por una presión del calzado excesiva o por la práctica de algunos deportes que resultan algo agresivos como el jugar al tenis o correr. La única repercusión que tienen es la estética y este problema logra desaparecer solo si se abandona el deporte o el hábito de llevar zapatos demasiado ajustados.

Hongos en las uñas

Es muy común caer en el error de pensar que todas las enfermedades en las uñas se deben a hongos, aunque es cierto que suele ser la causa más común.

Existen algunas pistas para detectar si una uña se encuentra infectada por hongos como por ejemplo el que aparezca una zona blanquecina o amarillenta en ella o que la uña se separe de la piel debido al engrosamiento en algunas zonas. También se forma una especie de polvo debajo de las uñas. Cualquiera de estas causas juntas o por separado, pueden ser síntoma de la formación de hongos en las uñas, aunque tampoco tienen por qué indicar la presencia de hongos siempre.

Color amarillento en las uñas

Puede deberse a un abuso de los esmaltes de uñas aunque también a infecciones de tipo bacterianos o por hongos, o incluso por padecer psoriasis.

A %d blogueros les gusta esto: