Controlando el estrés cotidiano

Cuando tenemos muchas pequeñas preocupaciones, nuestro nivel de estrés puede llegar a ser el mismo que el de aquellos que tienen un solo problema pero bien serio. En esta nota, tips para sobreponerte a los conflictos cotidianos… Controlando el estrés cotidiano

Los grandes problemas (como separarse, mudarse o quedarse sin trabajo) traen estrés y pueden repercutir en tu salud psicológica y hasta física. Pero también es la sumatoria de pequeñas cosas lo que puede hacer que te sientas bajo una presión insoportable. Se llama ‘estresores cotidianos’ a aquellas circunstancias o eventos que no tienen importancia cuando se dan en forma aislada, pero que si se acumulan pueden llegar a angustiarte. Cuando la ansiedad se prolonga un día tras otro, por falta de tiempo, por una mala organización o por una vida excesivamente complicada, aparece el estrés. Por eso, si a veces te sientes sobrepasada, sigue esta miniguía para aprender a manejar algunas situaciones tan cotidianas como dañinas.

Situación de estrés: Te cuesta soportar la rutina. Cómo contrarrestarlo: Con chismes livianos. Investigadores de la City University de Londres descubrieron que las enfermeras que parlotean en los ratos libres con sus colegas se sienten menos presionadas y menos tensas que las que se niegan a charlar. Ojo, tampoco es cuestión de convertirse en una locutora de radiopasillo…

Situación de estrés: Todo te pone mal. Cómo contrarrestarlo: Entrenando. Generalmente, estar deprimido es estresante en sí mismo,   sobre todo, cuando proliferan las preocupaciones del tipo “vaso medio vacío”, pero está probado que el ejercicio físico genera buen humor (tres horas de gym por semana reducen los síntomas de depresión). Pero para lograr un alivio inmediato, relájate e inclina la espalda hacia atrás: investigadores de la Universidad de California descubrieron que esa postura brinda un mayor estímulo mental que cualquier otra posición de yoga.

Situación de estrés: Tu mejor amiga te cancela una cita… otra vez. Cómo contrarrestarlo: Si es inapropiado enojarte con ella (porque está enferma, por ejemplo), trata de descargar tu enojo en un papel. Ciertas investigaciones realizadas sobre este asunto descubrieron que escribir acerca de las experiencias tristes puede ayudar a que las heridas curen más rápido, y a que disminuya el estrés corporal. No necesitas un diario: veinte minutos de escritura diaria durante tres días puede acelerar tu recuperación.

Situación de estrés: Tienes miedo de no ser aceptada. Cómo contrarrestarlo: Crea un mundo de felicidad con fotos. Se descubrió que las personas con quince o más fotografías en sus hogares se sentían más amadas y sociables que aquellas con menos imágenes en las paredes. Esa seguridad, además, ayuda a que te relajes. Recuerda que no tienes que ser una súper triunfadora, sólo tienes que Iser agradable con los demás.

Situación de estrés: Tienes poca acción en la cama. Cómo contrarrestarlo: No hay ninguna duda de que el sexo es lo mejor para liberarte del estrés (el placer del orgasmo es bueno para el corazón y el sistema inmunológico, además). Pero, si te sientes demasiado cansada como para hacer el amor (o no tienes un hombre a mano…), abraza a alguien con fuerza. Ser abrazado disminuye el nivel de cortisol (la hormona del estrés) y aumenta otras sustancias que genera tu cuerpo como la serotonina, que desestresa y reconforta.

Situación de estrés: Tienes un examen. Cómo contrarrestarlo: Toma una tableta de vitamina C o recurre a los cítricos, las verduras de hojas y los tomates, que son ricos en esa vitamina. En un experimento realizado en Alemania, las personas que tomaron una megadosis de vitamina C (mil miligramos) antes de dar una conferencia, tuvieron menor presión sanguínea y hormonas del estrés que aquellos que no tomaron nada.

A %d blogueros les gusta esto: