Depresión Pos Coital

El sexo genera emoción y felicidad pero para algunas puede significar un sentimiento de culpa, un motivo de depresión, de tristeza o de decepción. Depresión Pos Coital Después del acto sexual algunas personas se tornan un poco deprimidas y no es por un momento sino que puede llegar a durar muchas horas. Es algo que aun ellos mismo no se explican pero muchas veces recurren a ayuda y orientación sicológica que generalmente logra ser algo superada con ayuda de medicamentos. Lo preocupante es que este síndrome que no era tan común antiguamente se está volviendo bastante común y esto afecta el funcionamiento en general de la pareja, porque se empiezan a crear inseguridades, preocupaciones antes de tener el momento intimo o finalmente una ruptura porque lo que espera la pareja es que después del momento todo sea tranquilidad y felicidad, pero no lagrimas o depresión.

Los expertos aun no saben explicar este tipo de expresiones después del sexo pero dan alguna explicación relacionada con la acumulación de emociones que se dan después de un momento de relajación, euforia o disfrute extremo como lo produce el orgasmo. Muchas mujeres lo presentan en cortas edades, por ejemplo a los 25, y la depresión dura más de un día, aunque hay que aclarar que esta depresión también se presenta en hombres. Para las explicaciones mas científicas, los médicos argumentan el problema como una disminución de actividad en una región cerebral que aunque pequeña, se encarga muchas veces del procesamiento del temor, el miedo y la ansiedad y al ver su función un poco reducida, los temores y tristeza aparecen. Estas sensaciones pueden expresarse por medio de lágrimas, tristeza inexplicable, posiciones de dormir específicas como las fetales y generalmente no se pronuncia palabra alguna con la otra persona. 

Incluso quienes lo viven lo expresan mas como un vacio, como una insignificancia hacia lo que acaba de pasar y que no fue lo que esperaban o no se dio lo que sucedía antes. Entonces lo asimilan como una tarea, un compromiso pero no un acto que querían y tuvieron el gusto por hacer. E cierta parte se desahoga una necesidad de tipo biológica pero se crean necesidades emocionales que pocas veces tienen solución no importa si es con la misma pareja o se cambia, porque ya es una cuestión más mental y lo peor es que influye el hecho que en pleno siglo XXI en vez de vivir más tranquilo y relajado por los avances, se experimenta mas afán por hacer las cosas, rapidez, cumplimiento y una carrera contra el reloj.El tratamiento que se sigue comúnmente es el consumo de antidepresivos pero de manera controlada para que no se pierda la libido, para que no se sienta tristeza, para no dejar que la zona del cerebro encargada de controlar estas sensaciones no disminuya su actividad. Y los sicólogos muchas veces explican que todas las atracciones incluso las sexuales son guiadas por el cerebro. Muchas veces los tratamientos son un poco extensos porque los medicamentos no dan el resultado esperado pero tampoco se pueden cometer excesos con la medicación.

A %d blogueros les gusta esto: