Errores que no se deben cometer con el sol

tt1Hay ciertos errores que se pagan muy caros, como por ejemplo los relativos a la exposición al sol, que pueden llegar a derivar en numerosos problemas para la piel. Vamos a intentar explicarte algunos de ellos para que te des cuenta que es lo que no estás haciendo bien.

Protector solar

Al salir de casa cada mañana te aplicas el protector solar y piensas que con ello ya has cumplido para el resto del día. Pero es un error, ya que los filtros solares comienzan a degradarse en el mismo instante en que se aplica el protector, durando como máximo dos horas en el caso de SPF50.

Por eso es importante aplicarlo cada dos horas, aunque se esté en un sitio cerrado, ya que si esperas a salir a la calle para hacerlo, no servirá de mucho, puesto que habría que esperar otros veinte minutos para que comiencen a hacer efecto.

Grado de protección

Aunque comiences el verano bañada en una loción protectora, según va pasando el tiempo y te vas viendo morena, vas bajando el nivel de la crema convencida de que ya no te vas a quemar. Pero es un grave error,  ya que el hecho de que se haya activado la melanina y por consiguiente la piel se haya puesto morena, no quiere decir que  ya estés protegida. Al contrario, ya has gastado tu capital solar, es decir, la capacidad que tiene el cuerpo para protegerse del sol. Así que lo que debes hacer es no bajar nunca el grado de protección en el cuerpo de 30 y mantenerlo durante todo el verano.

Cantidad de producto

Muchas personas se dan cuna cantidad muy pequeña de protector solar porque si no se les queda la cara y el cuerpo blanco y con brillo. Pero si te aplicas una cuarta parte de la dosis que te recomiendan, te protegerás también una cuarta parte, y como mucho contarás con media hora de protección frente al sol. Por lo tanto, aplícate en la cara la crema que cabe en una cuchara de café. Una vez se haya absorbido, date unos polvos compactos o un ligero toque de bronzer para reducir los brillos. De esta manera multiplicarías la protección, ya que el maquillaje cuenta con minerales micronizados que actúan también como un escudo frente a los rayos UV.

La crema no alcanza

Como te has aplicado un fotoprotector con factor 50, ya te piensas que eres invencible y que te puedes pasar todo el día que estés en la playa  fuera de la sombrilla. Pero no es así. Las fórmulas no llegan a proteger al 100% de la incidencia de los rayos del sol, concretamente de los UVB, que son los que quema, ni de los rayos UVA, que son los que aceleran el envejecimiento de la piel . A menos que uses un protector que actúa específicamente contra los rayos infrarrojos, algo que podrá en el bote, esta parte tampoco quedará cubierta. Además resulta prácticamente imposible que te puedas aplicar protector por todo el cuerpo. Así que concluyendo, deberás poner más medios, buscando sombra, poniéndote un sombrero, llevando gafas de sol, etc.

A %d blogueros les gusta esto: