La receta más sencilla para tus Almendras Garrapiñadas

Prepárate con esta sencilla receta tus propias almendras garrapiñadas, porque será tan sencillo que probablemente ya no vuelvas a comprarlas en un super, esta receta te convencerá sin duda.
Disfrutarás de este delicioso entrante que todas adoramos, y que, además es realmente saludable. La receta más sencilla para tus Almendras Garrapiñadas ¿Para picar entre horas qué mejor que un aperitivo delicioso?
Las almendras garrapiñadas constituyen sin duda uno de esos dulces que nos encantan y que, sin embargo, son mucho más saludables de lo que todos creemos. Ya que, como seguramente ya sabrás, este fruto seco, es muy necesario en nuestra dieta, ya que contiene minerales y otras propiedades muy necesarios para todos nosotros.
Sin embargo, como ocurre siempre, son muchísimo más sanas si en vez de comprarlas en el super, te animas a elaborarlas tu misma en tu casa. Y lo cierto es que su elaboración es completamente sencilla, y no te llevará apenas tiempo ni dificultad, por no mencionar que los ingredientes que necesitarás son básicos que ya tienes en tu cocina, y no te costará encontrar.
Anímate a preparar este rico entrante para picar sanamente entre horas.
Estos son los ingredientes que necesitarás para tus almendras garrapiñadas,¡ toma nota!

  • 1 taza de almendras (con piel)     
  • 1 taza de azúcar
  • 1 taza de agua     

 
Y ahora te resumo en unos cuantos pasos lo que tienes que hacer para elaborarlas de un modo exquisito e irresistible:

  1. Lava las almendras y revuelvelas en un cuenco con el azúcar y agua.
  2. Deja reposar la mezcla un dia entero.
  3. Al dia siguiente simplemente vierte el contenido en un cazo y a fuego medio, revolviendo con una cuchara de madera, revuelve hasta que se evapore el agua, y se sequen y separen ellas mismas del fondo.
  4. Después déjalas enfríar y podrás separar las que aun permanezcan pegadas sin mayor dificultad.
  5. Tras esto ya tendrás listas tus almendras garrapiñadas, ¿a que ha sido sencillo?

Pues lo mejor es que se conservarán sin problemas durante mucho tiempo en un bote de cristal y podrás consumirlas a tu ritmo, como más quieras.

    

A %d blogueros les gusta esto: