Mayonesas vegetales

aaLas mayonesas vegetales no incluyen huevo en su elaboración por lo que son la alternativa más saludable para aquellas personas que deseen evitar las grasas saturadas, ya que se preparan en base a diferentes vegetales, por lo que también son ideales para las personas veganas.

¿Cómo se pueden tomar?

Se pueden utilizar de diferentes maneras, por ejemplo para untar en galletas, para aderezar ensaladas, para adornar bocadillos, etc. En todos los casos darás un toque diferente a la mesa ya que los platos conseguidos son muy coloridos y vistosos.

¿Cómo se preparan?

La receta básica es común para todo este tipo de mayonesas vegetales: se deben procesar o licuar los ingredientes necesarios y después incorporar el aceite muy lentamente. Se incorporan los aderezos y se continúa procesando la mayonesa hasta que se consiga la consistencia y la textura que se desea.

Se recomienda siempre usar un aceite que sea de muy buena calidad como el de oliva virgen extra, por ejemplo, y si es de primera presión enfrío, muchísimo mejor. Hay que tener en cuenta que aunque las recetas indican una medida sugerida, la cantidad del aceite podrá ir modificándose de acuerdo a la consistencia de la mayonesa que más no agrade.

En cuanto a las verduras, la cocción al vapor es la manera más sana de prepararlas y además ayudará a conservar mucho mejor los nutrientes.

Mayonesa de zanahoria

Los ingredientes necesarios son:

  • Tres zanahorias cocidas
  • Aceite de oliva
  • Dos cucharas de zumo de limón
  • Sal, preferiblemente marina
  • Otro tipo de condimentos como cúrcuma, orégano, pimienta, etc.

Mayonesa de remolacha y patatas

Los ingredientes usados en este caso son:

  • Dos remolachas
  • Tres patatas
  • Media taza aproximadamente de aceite
  • Tres cucharas de zumo de limón
  • Sal y pimienta al gusto
  • Medio diente de ajo cocido

Teniendo en cuenta estas recetas, podrás experimentar con diferentes ingredientes, siendo las opciones infinitas. Por ejemplo puedes probar a mezclar garbanzos con zanahorias, aguacates, coliflor, espinacas, tomate, apio, aceitunas y algún tipo de frutas como el mango.

Otra alternativa que resulta muy interesante es la de usar algunos frutos secos como por ejemplo las almendras, los cuales añaden más nutrientes a la mayonesa. En estos casos, el tiempo de procesado será algo más prolongado.

En cualquier caso no se trata de mezclar todos los ingredientes mencionado, sino de ir realizando pruebas con uno o dos ingredientes cada una de las veces. De igual manera se pueden ir variando los aderezos, así como la cantidad de aceite, de ajo o de limón y conseguir de esta manera mayonesas muy originales y diferentes.

En definitiva, de lo que se trata es de ir dando rienda suelta a tu imaginación para que toda la familiar se quede con la boca abierta cuando prueben tus magníficas y diferentes mayonesas, que además son muy saludables. Prueba con todo aquello que se te ocurra y ve creando tus propias recetas.

A %d blogueros les gusta esto: