Mi pareja se equivoca?

Cometer errores es de humanos pero a algunas chicas les parece algo ofensivo que sus novios tengan fallas, por muy insignificantes que sean, pues aspiran que las personas con las que están tengan un nivel de perfección tal alto, que no soportan cuando algo no sale bien. Mi pareja se equivoca? Es normal que como seres humanos todos se equivoquen, y entre ellos debe haber una aceptación  por esta característica, sobre todo si hay confianza, amor y respeto, que se da sobre todo entre las familias, los amigos y la pareja.  Es justamente en esta última relación donde a veces se presentan dificultades, porque puede que no haya una aceptación total cuando cometen errores, por más mínimos que sean, y es entonces cuando aparece la duda de si se tiene la capacidad de aceptar que el otro se equivoque. 

Lo primero es entender y conocer la forma de ser del chico, como actúa, que le gusta, que piensa y que quiere. Después saber que muchas de las cosas que hace las realiza con un propósito de obtener un resultado positivo, pero no siempre las cosas se darán como se quiere o se sueña. Pero en medio de esa perfección que se busca en el otro o que se tiene en sí misma, hace que se quiera que nadie cometa errores y mucho menos la persona con la que tiene una relación emocional. Es tanto el punto de perfeccionismo que tienen algunas mujeres que solo con  el hecho de que su novio deje el arroz sin sal, deje regar el chocolate, doble una media de un color con otra de otro color o cometa errores la verdad insignificantes, puede llegar a convertirse en el peor pecado del mundo que debe ser castigado con gritos, insultos y agresiones emocionales de forma continua. 

Lo que no entienden es que es imposible no cometer errores y que probablemente por más que traten de controlar situaciones, siempre habrá factores que no pueden dominar. Además no porque alguien tenga una relación, quiere decir que se volvió perfecto, pues simplemente es un espacio para amar a alguien, para acompañarse y compartir momentos, pero no para construir un robot y que todo sea color de rosa. 

Hay que recurrir a un autoexamen que defina lo que está mal en la personalidad, lo que no deja aceptar al otro, la falta de tolerancia y hasta de ayuda para que se superen los miedos y errores de ambos, pero generalmente se tienen que acudir a dos opciones: la primera es la terapia o ayuda sicológica para que estas mujeres dejen su comportamiento y caigan hasta en las ofensas; o la segunda que pone un punto final a la relación, porque por mas amor que haya, un hombre puede tener un límite y tal vez algo de lo que más detestan es que sean excesivamente criticona, agresiva y con ínfulas de ser perfecta, cuando como también como ser humano, es común que se equivoque. 

A %d blogueros les gusta esto: