Recetas con higos

higosEl higo fresco es muy rico en azúcares, en minerales y en fibra, aportando energía al organismo y reforzando el sistema nervioso de éste y los huesos. Muchas son las recetas que ganan personalidad con su dulzor y su aroma y en contra de lo que muchas personas piensas, no es una fruta que sea excesivamente calórica.

Higos con jamón

Para cuatro personas se necesitan los siguientes ingredientes:

  • 8 higos
  • 100 gramos de jamón ibérico en lonchas
  • 8 bolas de mozzarella
  • Albahaca
  • Aceite de oliva y vinagra de Módena
  • Sal y pimienta

Se lava la albahaca y se pica. Se lavan los higos, se pelan y se cortan por la parte de arriba en forma de cruz. Se pone en un bol un poco de aceite de oliva y de vinagre y se bate bien hasta ligar esta salsa. Se envuelven los higos con el jamón y se disponen en el centro de éstos dos bolitas de mozzarella. Se salsea y se espolvorea con albahaca.

Ensalada de higos con vinagreta

Los ingredientes para cuatro personas son:

  • 2 calabacines
  • 8 higos
  • 50 gramos de brotes variados
  • Berros
  • 1 endibia
  • 100 gramos de setas de bote
  • 2 cucharas de vinagre
  • Sésamo tostado
  • Aceite de oliva
  • Aceite de sésamo

Se limpian las setas, se pelan los higos, se retira el tallo de todas las hojas y se lavan. Se cortan los calabacines en lámina y se hace un aro con ellas. A continuación bate los aceites junto con el vinagre y sazona. Añade las hojas y alíñalas. Disponlas dentro de aro. Con los restos de la vinagreta, salsea las setas y repártelas por el plato. Corta los higos en cuartos y rebózalos en sésamo tostado. Ponlos fuera del aro y reparte el resto de las setas. Reserva un poco de vinagreta para decorar el plato.

Tarta helada de mermelada de higos

Ingredientes para seis u ocho personas:

  • 4 huevos bien frescos
  • 250 ml. de nata para montar (si puede ser desnatada, mejor)
  • 200 gramos de mermelada de higos (bien envasada o elaborada en casa)
  • 2 higos frescos de tamaño grande

Se cascan los huevos y se baten las yemas hasta que blanqueen. Las claras se baten a punto de nieve. Se pone la nata en un recipiente que esté previamente frío y se monta con la ayuda de unas varillas. Se mezcla las yemas batidas con las claras del huevo, con la mermelada y con la nata.

En un molde que tenga un litro de capacidad, se dispone la preparación anterior y se reserva en el congelador durante unas horas. Para desmoldarlo se debe sumergir en agua caliente las paredes del molde. Para terminar se decora con unos higos frescos cortados en láminas.

Consejo

A la hora de comprar los higos hay que escoger aquellos ejemplares que sean pesados al tacto y que al ser presionados suavemente, cedan pero sin deformarse. Su piel tiene que estar tersa y el rabillo tierno pero a la vez bien unido al fruto. Su perfume debe ser delicado y suave, ya que si huele excesivamente, sobre todo si el olor es ácido, significa que están pasados.

A %d blogueros les gusta esto: