Riquísimas recetas de nuestras abuelas

Es bastante sencillo conseguir platos con esos auténticos sabores de antaño que nos gustan tanto. Con estas recetas lo lograrás, además de estar bastante más aligeradas que las que preparaban nuestras abuelas. Disfruta de ellas. Riquísimas recetas de nuestras abuelas

Estofado de alubias

Ingredientes:

  • Medio kilo de solomillo de cerdo ibérico
  • Doscientos gramos de alubias blancas cocidas
  • Dos zanahorias
  • Una cebolla
  • Dos dientes de ajo
  • Dos cucharas de aceite de oliva
  • Cincuenta ml. de salsa de tomate frito
  • Una rama de tomillo y otra de romero
  • Sal y pimienta

En una cazuela que sea antiadherente echa un poco de aceite de oliva e incorpora el solomillo de cerdo cortado en dados para ir removiéndolo con bastante frecuencia y evitar que se peguen. Según vayan dorándose, colócalos en un plato hondo y cúbrelos con una tapadera.

Pon en una cazuela un poco más de aceite y añade las zanahorias ralladas y peladas, los ajos laminados, la cebolla cortada en finas rodajas, el romero, el tomillo, la pimienta y la sal. Rehoga todo junto durante unos diez minutos y vete removiendo de vez en cuando para agregar posteriormente los dados del solomillo junto con el jugo que hayan podido soltar y la salsa de tomate. Añade un vaso y medio de agua y cocina a fuego medio durante unos treinta minutos.

Transcurrido este tiempo incorpora las alubias ya cocidas y tapa la cazuela para dejar cocer otros quince minutos más. Retira el romero y sirve inmediatamente.

Paletilla de cordero braseada

Ingredientes:

  • Dos paletillas de cordero, preferiblemente de lechal
  • Veinticuatro cebollitas tipo baby
  • Seis tomates de pera
  • Tres dientes de ajo
  • Una cabeza entera de ajos
  • Un vaso pequeño de madeira
  • Un vaso pequeño de oporto
  • Una guindilla
  • Aceite
  • Laurel, tomillo y sal
  • Una cuchara de cominos

Comienza sazonando las paletillas y dorándolas en una sartén rociándolas con el jugo que irán soltando. Dora las cebollas tipo baby peladas; añade los tomates también pelados, los tres dientes de ajo en trozos, el comino, el romero y la guindilla cortada por la mitad. Remueve todo y sube el fuego para añadir inmediatamente el vaso de madeira y el de oporto.

Lleva todo a ebullición y rocía las paletillas de cordero con este líquido. Calienta una fuente de fuego al horno y echa en ella el caldo conseguido hasta llevarlo a ebullición. Cubre la fuente con un poco de papel sulfurizado y brasea en el horno la carne durante una hora y cuarto. Retira la fuente y deja que se enfríe la carne.

Después corta las paletillas en trozos, tres preferiblemente, y dóralos con la cabeza de ajo cortada por la mitad, el laurel y el tomillo hasta que todo se caramelice.

Cuela el líquido resultante de esta cocción, desechando la guindilla previamente y reserva todas las verduras. Lleva de nuevo todo a ebullición, espuma y espesa removiéndolo todo bien y terminar incorporando las verduras a la salsa conseguida para terminar calentando todos los ingredientes juntos antes de servir este delicioso plato en la mesa.

A %d blogueros les gusta esto: