Síntomas de enamoramiento

Enamorarse es algo que muchos dicen sentir pero solo pocos pueden tener, aunque hay algunas señales que pueden ayudar a identificar si las mariposas que se sienten son realmente de amor o es solo una confusión. Síntomas de enamoramiento Hay señales que pueden demostrar cuando alguien siente esas llamadas mariposas en su estómago y percibe cierta ansiedad de solo pensar o imaginar a la persona que le gusta. Esto sucede con frecuencia en las mujeres quienes expresan más fácilmente el hecho de estar enamoradas, que si se analiza muy bien, también pueden observarse en los hombres a quienes le late el corazón muy fuerte por su chica. Además dependiendo de sus comportamientos o reacciones se puede identificar si una relación será duradera o será de unos cuantos meses pero sin mayor importancia. Esto lo afirmaron científicos de una universidad en Nueva Jersey, en donde por medio de estudios al cerebro, definieron ciertos parámetros para saber si un hombre está enamorado.

1. Por ejemplo, el primero aspecto que identificaron fue el caminar lento si son de un andar muy rápido. Es común que si va con su pareja, reduzca la velocidad y trate de estar más tranquilo al lado de su novia y sin afanes por la cotidianidad de su vida. 

2. El ánimo también se ve alterado y no de manera negativa, sino inclinado hacia las nuevas sensaciones que experimenta. Puede estar muy feliz, reírse más de lo normal, tener más tranquilidad y relajación o por el contrario algo de ansiedad, insomnio o pérdida de apetito, dependiendo de la situación, es decir, estas últimas se presentan más cuando se encuentran discutiendo o distanciados. Cuando la relación se ve amenazada y hay una posible ruptura, pueden haber temblores y una respiración acelerada. 

3. Es común que un hombre enamorado este constantemente pensativo, porque gastan gran parte del día soñando, pensando, meditando o ilusionándose aun más con su novia. Si está triste, puede que los pensamientos sean mucho más fuertes pero llevados a la tristeza y la depresión. 

4. Las prioridades en su vida empiezan a reestructurarse, porque ya dejan de lado intereses netamente personales y quieren hacer partícipe a esa mujer que lo hace suspirar en sus sueños y aspiraciones. En muchos casos, la personalidad, la forma de expresarse, de vestir, incluso ciertos hábitos pueden cambiar con el objetivo de agradar más a la otra persona y tratar de que la relación siempre esté en los mejores términos.

5. No a muchos les pasa, pero algunos hombres tratan de igualar ciertas actitudes y gestos, que ven que a sus parejas les queda muy bien y piensan que probablemente a ellos también. No es para parecer gemelos o depender uno del otro, simplemente para sentirse un poco más identificados y cercanos a su pareja. 

A %d blogueros les gusta esto: