Efectos y combatientes del estrés

En estos tiempos vertiginosos, en los que cada día es una carrera y sufrimos el estrés a diario, es fácil contemplar como éste repercute en nuestra apariencia.  En esta nota te contamos los efectos de este rutinario enemigo, y como combatirlos. Efectos y combatientes del estrés El estrés comprende un conjunto de reacciones que el organismo desarrolla frente a diversos y diferentes estímulos. A pesar de que su función original es la adaptación del organismo frente a situaciones adversas, estas mismas son difíciles de identificar como tales hoy en día. Así, los efectos del estrés comprenden:

  • Acné: No es casualidad que frente a circunstancias como reuniones de trabajo o algún compromiso social, aparezcan signos en tu cara como el acné. Éste se debe a la híperproducción de cortisol que se genera en el tiempo previo al evento, y el consecuente aumento de testosterona, una hormona que es la responsable directa del aumento de grasitud en el rostro.
  • Bolsas y ojeras: El cortisol tiene un efecto pro-insomnio, por ende no es de extrañar que aparezcan las consecuencias de la falta de sueño en nuestra cara. La circulación de la sangre y el drenaje linfático se ven alterados debido a la falta de sueño, y por ello, se acumula líquido debajo de los ojos durante la noche, lo que hace que amanezcamos con las odiadas bolsas y ojeras.
  • Líneas de expresión y flaccidez: Debido a que el proceso del estrés redistribuye la sangre hacia áreas vitales como el corazón y el cerebro a expensas de otras áreas menos importantes como la piel, el proceso de renovación celular de la misma disminuye y como consecuencia aumenta la cantidad de radicales libres, tóxicos para las células. Ambos son los responsables de que el rostro se vea afectado con signos de envejecimiento prematuro.
  • Picazón y enrojecimiento: El estrés es un estimulante del sistema inmune, por lo cual ante el mismo, todas las alergias se ven exacerbadas. Asimismo, se ve favorecida la liberación de ciertas sustancias irritantes para la piel, lo cual causa su enrojecimiento e irritación. La presión intensa incluso puede llegar a ser desencadenante de Herpes, eczemas, entre otras alteraciones dermatológicas.

¿Como salvar tu piel y tu salud? Si bien no hay forma de evitar la reacción del organismo, el estrés,  frente a las adversidades, se puede recurrir a determinadas técnicas para combatir las consecuencias del mismo.

  • Aromaterapia: Las esencias naturales de lavanda y camomila tienen efectos relajantes. Aplicándolas con atomizador se obtienen un efecto calmante, a medida que el ambiente se impregna de los aromas. Las esencias cítricas, a su vez, tienen efecto vigorizante, siendo útiles durante el baño.
  • Limpieza cutánea: Es muy importante que cada día limpies tu cara, durante la mañana y antes de acostarte, y luego que sea tonificada e hidratada. También es recomendable el uso de proctector solar aún en invierno, pues reduce los efectos dañinos del sol, que favorecen los causados por el estrés diario.
  • Ejercicio: La actividad física es un excelente remedio natural, ya que, efectuada con regularidad e intensidad adecuadas posee efectos relajantes, antidepresivos y ansiolíticos. Asimismo, es productor de hormonas de placer en nuestro organismo. Por supuesto, a esto se agregan los beneficios de estar en forma y a gusto con nuestro cuerpo.
  • Ambiente ordenado: Frente a lo imprevisible del día y el desorden de lo que nos rodea, es importante y favorecedor mantener nuestro ambiente limpio y en orden. Hacer la cama todos los días y devolver las cosas a su lugar contribuye mentalmente a una sensación de control, y ayuda, luego de un intenso día, a recuperar la calma.
  • Agua Caliente: La combinación de agua caliente, y si es posible, con burbujas que genera un hidromasaje o jacuzzi, hacen que los vasos sanguíneos se dilaten, se reduzca la presión arterial y los músculos se reoxigenen y alivien tensiones.
  • Buenos momentos: El hecho de realizar alguna actividad placentera con algún ser querido, favorece la liberación de oxitocina, hormona llamada “del amor”, que contribuye a la sensación de bienestar, sumada a la ya producida por la actividad misma.
  • Un poquito de sol: Si bien ya son ampliamente conocidos los efectos perjudiciales de la exposición inadecuada al sol, el caminar o permanecer unos minutos al aire libre, bajo el sol, produce liberación de sustancias opioides naturales, que son productoras de placer. Asimismo, la exposición solar favorece la producción de vitamina D.

No te pierdas la continuación de esta nota, con mas tips anti estrés para que aprendas definitivamente a controlarlo, y en el mejor de los casos, a erradicarlo.

A %d blogueros les gusta esto: